Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

En Aragón

El área metropolitana de Zaragoza impulsa la natalidad pese a la crisis económica

Municipios como La Muela, Cuarte o La Puebla de Alfindén plantan cara a la recesión con más de un nacimiento por cada 50 habitantes.

Diego y Jessica esperan un hijo en La Puebla
El área metropolitana de Zaragoza impulsa la natalidad pese a la crisis económica
HERALDO

La población aragonesa envejece y la crisis económica no ayuda a cambiar esta tendencia. El 20% de los habitantes de la comunidad tiene más de 64 años, frente al 17% del conjunto del país, y la edad media ya supera los 40 años.

A ello contribuye la disminución de la tasa de natalidad en las tres provincias y el actual descenso de población extranjera, que en los últimos años había ayudado a rejuvenecer el censo. El número de residentes en Aragón de nacionalidad no española bajó a principios de 2012 en 237 personas, lo que rompe una tendencia consolidada.

El envejecimiento en Aragón ha supuesto el abandono de cerca de 200 pueblos en la comunidad, y ya es una de las mayores preocupaciones para el futuro del territorio. De hecho, en 315 no hubo ningún nacimiento. Sin embargo, todavía queda algún oasis para la esperanza. En este caso, concentrados en el área metropolitana de Zaragoza.

Localidades como La Muela, Cuarte y María de Huerva o La Puebla de Alfindén lideran la tasa de natalidad aragonesa, con ratios que se sitúan en un nacimiento por cada 50 habitantes. La capital aragonesa, por ejemplo, se sitúa en uno cada 98, y el conjunto de la región, en un parto por cada 104 habitantes, según datos del Instituto Aragonés de Estadística.

Población trasladada

De esta forma, el anillo de municipios que rodea Zaragoza planta cara a la crisis, con población que abandonó recientemente la capital para habitar en zonas más tranquilas donde criar a los recién llegados. “Llevamos mucho tiempo juntos y decidimos que ya era el momento”, señala Diego Gimeno, de 31 años, que espera junto a su mujer Jéssica Caballar (28) un hijo para marzo del año que viene.

En su caso, ambos han vivido siempre en la La Puebla de Alfindén, pero reconocen que con la llegada de nuevos vecinos, el ambiente para los más pequeños es ideal. “Hay mucha vida en el pueblo, y no faltan guarderías, parques, o colegios para un futuro”, apunta.

En este municipio de la ribera izquierda del Ebro hay en la actualidad más de 120 mujeres embarazadas, todo un reto para la matrona del pueblo. “Para mí, atender a tantas madres es una alegría. Tengo mucho trabajo, pero lo hago encantada, porque es una pena que desaparezcan pueblos por falta de niños”, explica María José Azuara, responsable de todas ellas en el centro de Salud de La Puebla.

Sin embargo, la falta de recursos por parte de las instituciones es un problema diario. Por ejemplo, varias futuras madres alfindeñas han mostrado su malestar por quedarse sin la sala en la que realizaban los cursos de preparación pre y postparto.

“Las mujeres son muy colaboradoras y participativas, pero necesitamos más ayuda por parte del Ayuntamiento y de la DGA”, lamenta Azuara, que acude al centro de salud con su ordenador personal ya que no le facilitan uno.

¿Maternidad? Cada vez más tarde

En 1980, las mujeres aragonesas daban a luz a su primer hijo a los 28,5 años de edad. Dos décadas después, las condiciones económicas, sociales y familiares ha cambiado radicalmente y han elevado esa cifra hasta los 31,3 años, lo que sitúa a la comunidad por encima de la media nacional en este sentido.

El acceso de la mujer al mercado laboral en el pasado, y el deseo de exprimir los años de juventud sin una responsabilidad tan importante como un hijo han ido retrasando el momento de dar este paso. Y a estas causas se le unen en los últimos años las derivadas de la crisis económica: inestabilidad en el puesto de trabajo, dificultad para adquirir una vivienda, reducción de las ayudas públicas...

Por regiones, las mujeres más 'precoces' son las de Ceuta y Melilla (29,7), Canarias (30,4) y Murcia (30,5), frente a País Vasco y Cantabria (31,8), que presentan la edad más elevada a la hora de ser madres primerizas.

Etiquetas