Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Por el desdoblamiento de la N-II y la N-232

CHA reclama la gratuidad de la AP-2 y AP-68 en los tramos no desdoblados

Ante las "nulas" inversiones del Gobierno central previstas para 2013 y la poca capacidad de la DGA para conseguir inversión, CHA reclama la gratuidad de las autopistas en los tramos no desdoblados de la N-II y N-232.

Los agricultores cortaron la vía con sus tractores
Decenas de tractores cortan la N-II en Fraga para denunciar los bajos precios de la fruta
JOSÉ DÍAZ

CHA ha reclamado la gratuidad de las autopistas AP-2 y AP-68, en los tramos no desdoblados paralelos a las carreteras N-II y N-232 en Aragón, ante las "nulas inversiones" que el gobierno central ha previsto para 2013 y la falta de capacidad del aragonés para conseguir que esa inversión se lleve a cabo. 

La petición se ha realizado durante la celebración del III Día de la Militancia de Zaragoza y el área metropolitana, que este año se desarrolla en Nuez de Ebro, informan fuentes del partido en una nota.

El presidente de CHA, José Luis Soro, ha recordado que esta falta de inversión, "prometida por el PP en campaña electoral, le está costando la vida a muchas personas y está limitando el desarrollo de las comarcas aragonesas afectadas".

Gobiernos irresponsables

Todos los meses hay accidentes con víctimas, ha recordado, por lo que reclama la gratuidad de los peajes "como medida efectiva para salvar vidas". Soro ha recordado la "irresponsabilidad" de los gobiernos del PSOE y del PP que, año tras año, "con bonanza económica, con burbuja y sin ella, han obviado las necesidades de Aragón y han destinado, para variar, los fondos económicos a otras comunidades". 

CHA se les hace responsables "del triste goteo de víctimas mortales", pero también "de la limitación de desarrollo para las localidades afectadas por estas vías".

Soro recuerda que "la gente se plantea si le interesa vivir o no jugándose la vida día tras día en la carretera" y las empresas también valoran si les conviene instalarse en una zona que no cuenta con las infraestructuras más adecuadas.

Añade también que el sesenta por ciento de los vehículos que circulan por la N-II son camiones pesados.

Para Soro, la gratuidad parcial implantada hasta ahora "no resuelve el problema de tráfico de camiones pesados" y las líneas continuas y la limitación de velocidad "suponen problemas para los conductores", mientras que el cierre de rotondas dificulta la vida diaria de los municipios afectados.

A estas circunstancias se añade el aumento, el pasado mes de julio, de los precios de los peajes, lo que convierte la seguridad vial "en un artículo de lujo", concluye Soro.

Etiquetas