Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Barrios

"La limpieza en la plaza de Utrillas brilla por su ausencia"

Los vecinos aseguran que "la porquería se acumula en todos los rincones? y piden un ?mejor mantenimiento de la zona?.

Suciedad en la plaza de Utrillas de Zaragoza
Suciedad en la plaza de Utrillas de Zaragoza
TERESA MARTIN

“Resulta penoso que, por la escasa limpieza y el mal mantenimiento, la plaza Utrillas esconda porquería en todos su rincones”. Estas son las palabras de José Luis Ayerbe, un zaragozano que reside en la calle de Miguel Servet de Zaragoza y que asegura que “desde hace unos meses” el estado de la plaza “es pésimo”. Y es que tanto los vecinos de San José como los cientos de ciudadanos que a diario visitan el Centro Comercial Utrillas Plaza se encuentran con “una imagen que deja mucho que desear”, dice María Luisa Gallo, que vive en Las Fuentes. “Vengo una vez al mes a comprar a este supermercado y lo cierto es que la zona está muy deteriorada. Hay chicles pegados por todas las baldosas que, por cierto, están levantadas en su mayoría”, comenta la zaragozana.

Una situación que todavía es “más evidente” en la parte trasera del centro comercial. “Por aquí pasan muy poco los servicios de limpieza. Hay hasta hierba que ha comenzado a crecer entre las juntas de los baldosines”, asegura, indignado, Carlos López, vecino del Camino Cabaldós. “Lo peor es la suciedad acumulada en el área infantil. Allí los niños casi ni se acercan, y no me extraña porque hay hasta latas de refresco esparcidas entre las bolsas de plástico de todo tipo, que se cuelan en la zona verde”, comenta López.

“Cuando hace un poco de viento, como ocurre estos días, la porquería se hace más que evidente. Una parte de culpa la tienen los servicios de limpieza, que no pasan con demasiada asiduidad, la verdad, y la otra es de quien no deposita las cosas a las papeleras, que para algo están. Es como lo de los chicles pegados en el suelo… Sí, deberían quitarlos porque hay por todas partes, pero el problema es de quien los tira”, dice Cristina Hernández, que también reside en el barrio. “La gente es muy poco cívica”, apunta.

Por su parte, desde FCC, empresa concesionaria del servicio municipal de limpieza, explican que en esta zona “se realiza un barrido individual con carrito de lunes a sábado, con periodicidad diaria, además de un baldeo con manguera una vez al mes y un barrido mecánico dos veces por semana en el entorno de la plaza”. “Estas son frecuencias que corresponden a la planificación general de todo el año, si bien es cierto que en verano los dos últimos servicios citados se han visto reducidos –en muchas casos a la mitad-, y quizá se ha notado un poco más en el estado de la zona”, comentan desde FCC. “En cuanto a la cuestión de los chicles, el servicio específico “quitachicles” se sitúa esencialmente en las zonas del Centro-Casco histórico, que son espacios más transitados y también considerados “emblemáticos”, concluyen las mismas fuentes.

Etiquetas