Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Arrabal

“La limpieza de algas del Ebro no ha sido suficiente”

Desde la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal aseguran que ?las algas han vuelto a salir? y piden ?dragar? el río.

La retirada de algas tenía como objetivo acabar con la mosca negra.
?La limpieza de algas del Ebro no ha sido suficiente?
TERESA MARTÍN

Un mes después de que concluyera la prueba piloto de retirada de algas en el río Ebro, que tenía como objetivo evitar afecciones como la proliferación de la mosca negra, los vecinos del barrio del Arrabal aseguran que la “limpieza no fue suficiente” y que este tipo de plantas “ha vuelto a aparecer”. “Vuelven a proliferar en el agua, lo que conlleva que esta quede retenida y el mal olor se haga más que evidente”, dice Rafael Tejedor, presidente de la entidad vecinal.

Un problema “lógico”, apunta Tejedor, “si se tiene en cuenta el bajo caudal que el Ebro tiene en estos momentos”. “Las algas tienen una raíces muy largas y en el momento en el que han vuelto a crecer han salido, de nuevo, a la superficie”. “No sirve de mucho hacer pruebas pilotos si luego no se mantiene el río”, dice el presidente de Tío Jorge Arrabal.

Esta “falta de mantenimiento” preocupa, “y mucho”, a los vecinos del barrio zaragozano. Y es que el cauce a su paso por el Arrabal, ha pasado de tener una profundidad de 1,50 metros a “escasos 40 centímetros”, apuntan desde la asociación de vecinos. “La lluvias que se produjeron en 2008 supusieron que el riesgo de inundaciones se multiplique. Para evitarlo no basta con hacer pruebas pilotos. Es necesario dragar el río”, asegura el presidente de Tío Jorge Arrabal.

“Las algas son, por tanto, un problema añadido a una situación a la que hay que poner remedio. Por eso, desde la asociación, vamos a convocar una asamblea vecinal, a la que invitaremos a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y a los responsables del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento para, entre todos, buscar soluciones conjuntas que eviten problemas futuros”, dice Tejedor.

Una decisión “acertada”, según algunos vecinos del barrio. “Da pena que el río esté en estas condiciones. Mucho invirtieron en quitar las algas, pero la cosa sigue igual”, comenta Aurora Nieves, que reside en el distrito. “Estos días, ya no sé si será por este calor, pero huele otra vez fatal. Es el cuento de nunca acabar”, opina Fernando Millán, que también vive en El Arrabal. “No sé si la mosca negra habrá desaparecido o no. Las que siguen estando aquí son las algas. El río debería estar limpio. Se supone que el Ebro es uno de los referentes de la ciudad, pero cuidarlo… la verdad es que poco”, comenta otro vecino.

Por su parte, fuentes municipales explican que “la retirada de algas se realizó en colaboración con la CHE y la supervisión de DGA, organismos responsables del río y su entorno natural, y se llevó a cabo por su relación directa con la proliferación de

mosca negra, no por los posibles y puntuales episodios de acumulación de suciedad y residuos”.

“En lo que se refiere a la limpieza de las riberas, esta se lleva a cabo con regularidad y si existen determinados puntos concretos en los que se acumula suciedad, los vecinos deben comunicarlo al Ayuntamiento o a la junta de su distrito para que las brigadas de limpieza actúen”, concluyen desde el Consistorio.

Etiquetas