Zaragoza

Incendio en el Moncayo

Los desalojados visitan Talamantes para recoger necesidades básicas

Si durante la noche no se produce ningún rebrote en el perímetro del incendio, el jueves al mediodía podrán volver a sus hogares.

Los vecinos de Talamantes, desalojados el pasado lunes por el incendio ya estabilizado declarado entre esa localidad y Calcena, han regresado este miércoles a sus domicilios para recoger algunas de sus pertenencias a la espera de regresar definitivamente al pueblo el jueves.

En torno a las cinco de la tarde ha llegado al puesto de mando, ubicado en Alcalá de Moncayo, el consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, quien se ha reunido con Roque Vicente, director general de Gestión Forestal, y los diversos efectivos hasta allí desplazados para analizar la situación actual del incendio.

Tras verificar que el incendio se encontraba estabilizado, y para asegurar "al 100% la seguridad de los habitantes del pueblo", según ha reconocido Suárez, han decido esperar hasta "el jueves por la mañana" para permitir el regreso de todos los vecinos a Talamantes.

No obstante, tras comunicarles la decisión y en vista de la necesidad de estos de "recuperar la tranquilidad y recoger algunas cosas básicas", han permitido el acceso de "una persona por familia", en un tiempo que no ha excedido los 30 minutos.

Durante ese periodo, un total de 21 talamantinos y 5 periodistas han sido acompañados por la Guardia Civil, Suárez, Vicente y el alcalde de la localidad, Juan Manuel Jiménez, por las calles del pueblo para comprobar que estaba "intacto", a pesar de que las llamas habían estado "cerca", han declarado algunos vecinos.

"Yo no me lo creía hasta que lo he visto", ha asegurado Santiago, uno de los vecinos, que casi saltaba de alegría por las calles al ver que su pueblo se había salvado, y sobre todo, una zona de pino y carrasca que ha definido como "una insignia", al igual que su alcalde quien también ha reconocido que rompió a llorar al ver Talamantes intacta.

Tal como han asegurado los veintiún vecinos que han podido entrar en el pueblo, todavía no hay luz pero los congeladores "aún estaban fríos", y las casas "a salvo", algo de lo que han estado pendientes en todo momento las patrullas de la Guardia Civil, cuerpo al que los vecinos han mostrado un "cariño especial" y han dicho que se merecen un "reconocimiento, al igual que el resto de efectivos" que han combatidos las llamas desde el lunes pasado.

Tras recoger ropa, ordenadores, cargadores de móvil, medicinas y algunas cosas más, los veintiún talamantinos han regresado a Alcalá de Moncayo para pasar la noche con buenas noticias y con la tranquilidad de que este jueves "en torno a las 10 de la mañana" volverán a sus casas para quedarse, ha asegurado Vicente, si no se produce ningún imprevisto.

Suárez ha reiterado que "aún quedan zonas calientes, pero el incendio está estabilizado" y, además, por la noche se quedarán vigilando el perímetro seis cuadrillas de unas seis o siete personas cada una para evitar que el fuego pueda reavivarse.

Etiquetas