Zaragoza

Tarazona

El Cipotegato da paso a las Fiestas de Tarazona a tomatazos

El joven que se escondía bajo la máscara era Pablo Escribano, que ha destapado su identidad tras el recorrido.

La salida del Cipotegato ha marcado el inicio de las fiestas patronales de Tarazona en honor a San Atilano.

Miles de personas esperaban al personaje arlequinado en la plaza de España frente al ayuntamiento para lanzarle su último tomate. El momento más especial ha sido cuando el Cipotegato, el turiasonense Pablo Escribano, se ha subido a la estatua que representa a esta figura, donde ha sido aclamado como un héroe.

 A las 12.00 el misterioso personaje arlequinado ha salido de la Casa Consistorial, escoltado por su cuadrilla, en dirección a la plaza de España. 

En solo 17 minutos este curioso personaje ha logrado completar el recorrido que ha discurrido por la calle del Carmen, ha continuado por la calle de Trascolegio, la Silla Baja, el Arco San Ginés, calle de Burriana, calle de Tudela, calle de Arenales, avenida de Navarra, plaza de san Francisco y calle de Biscos, para finalizar en la plaza de España donde le esperaban miles de turiasonenses para recibirle con una lluvia de tomates.

El Cipotegato se ha abierto paso hasta la estatua en su honor y se ha encaramado a ella mientras la plaza atestada de turiasonenses y visitantes ha estallado de alegría envuelta en el color rojo de los 'tomatazos'.

Ahora vecinos y turistas se reparten entre el baño de espuma y la fiesta en la calle.

Etiquetas