Zaragoza

Post Expo

La telecabina de la Expo sigue sin fecha de desmontaje

Aramón-Leitner mantiene parada la instalación, todavía sin proyecto de reubicación, aunque sí ha solicitado la permanencia del pabellón de acceso.

La telecabina, parada desde 2011
La telecabina de la Expo continúa sin fecha de desmontaje
J.M. MARCO

La telecabina de la Expo, uno de los legados peor avenidos de la muestra de 2008, sigue si fecha para su desmontaje un año y medio después de que Aramón-Leitner la cerrase por su escasa rentabilidad.

Fue en febrero de 2011 cuando estas dos sociedades finiquitaron el servicio de uno de los iconos más visuales de Ranillas. En los dos primeros años tras la Expo, esta instalación acumulaba pérdidas por valor de casi 4 millones de euros. Un balance que dejó sin otra opción a sus responsables, y más después de que el Ayuntamiento confirmara que no iba a subvencionar los trayectos.

“Tal y como están las arcas municipales, no se puede subvencionar este servicio”, señaló en su momento el consejero de Cultura y Grandes Proyectos de Zaragoza Jerónimo Blasco. Desde su paralización hasta la fecha, pocos o ningún avance.

Desde Aramón reconocen que no hay ningún plazo a la vista para su desmantelamiento. El importante coste de esta operación -podría rondar los 700.000 euros-, la necesidad de encontrar un destino al que adaptar su instalación y un mercado económico poco propicio llevan a la telecabina a envejecer día a día sobre el barrio de La Almozara y el recinto de Ranillas.

En el Ayuntamiento aseguran que es decisión de Aramón cuándo y cómo proceder a su traslado, después de que se les concediera esta opción sin límite de tiempo. Sin embargo, fuentes consultadas por este periódico reconocen que “pueden pasar muchos años sin que se mueva de donde está”.

Ante esta perspectiva continúan surgiendo voces críticas, como las de la Asociación Legado Expo Zaragoza, que ha solicitado en reiteradas ocasiones su reapertura, o las de Izquierda Unida, grupo municipal que este verano reclamó a Aramón que "retire urgentemente" las escaleras adosadas a los postes de la telecabina por el riesgo de que cualquier vecino suba a ellas.

Pendientes del pabellón

Por otro lado, el futuro del pabellón de la telecabina sigue también en el aire. El pasado mes de octubre Aramón solicitó oficialmente al Ayuntamiento de Zaragoza mantenerlo cuando esta instalación se desmonte. Sin embargo, todavía no han recibido una respuesta.

En principio, el Ayuntamiento había acordado que el desmontaje de la telecabina fuera completo, pero Aramón interpuso un recurso de reposición para que se permita mantener el pabellón . Según defiende la compañía de la nieve en sus alegaciones, el edificio es susceptible de un "uso diferenciado" del resto de la instalación.

Etiquetas