Zaragoza

Verano

Agosto reduce la actividad de la capital aragonesa al mínimo

Los usos del servicio Bizi pasan de 12.000 diarios a 8.300, alrededor de la mitad de los bares y restaurantes de la capital cierran sus puertas e incluso disminuyen un 30% los coches inmovilizados por la Policía.

Zaragoza también descansa en agosto
O. D.

Agosto, época de vacaciones para la mayoría de los zaragozanos, también se convierte en un mes de relax para la capital aragonesa, que durante este periodo reduce al máximo su actividad. Los comercios y bares cerrados, los autobuses vacíos y las calles semi desiertas son un clásico de cada agosto que se intensifica durante las semanas centrales del mes y, sobre todo, los fines de semana.

La ciudad, acostumbrada al ajetreo típico de las grandes urbes, se toma un merecido descanso durante estos días que se ve reflejado en un descenso de los usuarios de casi todos los servicios municipales, así como del consumo y de la actividad de gran parte del comercio zaragozano.

También descienden los viajeros del transporte público y la frecuencia de autobuses y tranvías, que durante el verano adecúan sus viajes a la cantidad de zaragozanos que se quedan de 'guardia' en la ciudad. Según datos del INE, el número de usuarios del transporte público en Aragón apenas se acerca a los 7 millones en agosto, mientras que el resto de meses suelen registrarse más de 10 millones de viajeros.

Similar panorama viven los taxistas, que pierden a la mayoría de sus clientes cuando cierran oficinas y centros educativos. Tanto es así que muchos de estos profesionales aprovechan este periodo veraniego para tomarse unas vacaciones. “La actividad se reduce tanto que muchos prefieren cogerse unos días libres que estar dando vueltas por Zaragoza con el taxi vacío”, aseguran desde la Asociación Provincial de Auto-Taxi.

Este importante descenso de movimientos, que tiene su explicación en las vacaciones de todos los estudiantes y buena parte de los trabajadores de la ciudad, también repercute en los usos del servicio Bizi, que se desploman en agosto. Mientras un día cualquiera de mayo se producen 12.000 desplazamientos en este transporte público, durante una jornada de este mes apenas se superan los 8.300.

Un buen mes para arreglar Zaragoza

Agosto también ofrece a los conductores la posibilidad de circular con menos agobios, ya que el tráfico en la ciudad se reduce hasta tal punto que el Ayuntamiento aprovecha estos días para realizar todas las obras, parches y reformas que Zaragoza ha ido 'pidiendo' durante los meses previos. Además de ser el mes perfecto para la 'operación asfalto', también lo es para aparcar en el centro a la primera o para disfrutar de un refresco o una cena en aquellos establecimientos que suelen estar demasiado llenos durante el resto del año.

Eso sí, si tienen suerte y los encuentran abiertos, ya que alrededor de la mitad de los restaurantes y los bares de Zaragoza cierran unos días en agosto. “Salvo excepciones, como en los establecimientos de la plaza del Pilar y otros lugares turísticos, esta es temporada baja para la hostelería zaragozana”, indica José Luis Izuel, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Zaragoza (Horeca).

Incluso la Policía puede tomarse un respiro durante estos días, al menos en lo que se refiere a la cantidad de coches que inmovilizan para llevar al depósito municipal. Durante el año pasado fueron 724, frente a los más de mil de la mayoría de los meses. Los vehículos detenidos por alcoholemias, por ejemplo, fueron 46 en agosto de 2011, mientras que en abril se registraron 68 casos y en ocubre, 91. Lo mismo ocurrió con los vehículos 'requisados' por infracciones, que en ese mes fueron 222, frente a los 559 de octubre o los 508 de noviembre.

Una de las pocas estadísticas de las que agosto puede presumir es de la de usuarios de las piscinas municipales, que en agosto del año pasado superaron a los de julio, algo que tampoco suele ser habitual. El año pasado se batió el récord de entradas de este mes y, con 339.687, se superaron incluso los del mes anterior (332.727), un periodo en el que se suelen registrar unos números superiores.

Turismo, pero extranjero

Ni siquiera el turismo nacional, que durante el verano se decantan por zonas costeras o de montaña antes que por ciudades de interior, consigue 'levantar' la pobre actividad veraniega de Zaragoza. De hecho, durante el último año, el número de españoles que han visitado la capital aragonesa en agosto (49.953, según el INE) fue inferior al de meses como abril (63.275) o mayo (59.926).

Una estadística que voltean los turistas extranjeros, que sí prefieren el octavo mes del curso para visitar el Pilar, la Seo o las ruinas romanas. En 2011, más de 27.000 personas procedentes de otros países eligieron el calur de agosto para conocer los encantos de Zaragoza, frente a los 19.439 que llegaron en julio o los 20.765 de septiembre.

Etiquetas