Despliega el menú
Zaragoza

Medio ambiente

Blasco dice que la recogida de algas del Ebro "ha ido bien" y ya ha disminuido la mosca negra

El consejero de Cultura y Medio Ambiente ha señalado que se está produciendo "una plaga peligrosa" de siluros que "lo están devorando todo".

Comienza la retirada de algas en el embarcadero de la Expo.
Comienza la retirada de algas del río Ebro
P. B. P.

El consejero de Cultura, Educación y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Jerónimo Blasco, ha asegurado que la recogida de algas del Ebro "ha ido bien" y "ya ha empezado a influir favorablemente" en la reducción de picaduras de mosca negra en los ciudadanos.

Así lo ha señalado en declaraciones a los medios de comunicación, en el transcurso de su visita al Centro Municipal de Protección Animal de Zaragoza, en relación a la extracción de 11,8 toneladas de algas del tramo urbano del cauce del río Ebro.

Blasco ha precisado que "no ha habido afecciones ambientales", al contrario, "hemos extraído animales exógenos, que hemos constatado que están proliferando por encima de lo que los biólogos creían", como el siluro, pez del que se está sufriendo "una plaga peligrosa" porque "está devorando todo".

Al respecto, ha comentado que "hemos encontrado crías de siluro en todas las algas, una cosa tremenda" y también han detectado cangrejo americano y rojo, cuya presencia ya era conocida y que también son especies exógenas "y hay que controlarlas".

Por eso, ha indicado, la recogida de algas "nos ha venido bien y se ha demostrado que se puede hacer con poco dinero". Ahora hay que observar "cuánto tardan en salir" de nuevo las algas, si bien la empresa que ha realizado la intervención, "que ha hecho algo parecido en el Canal de Castila La Mancha, con una o dos veces por temporada será suficiente" de forma que "el coste económico es más que razonable, sobre todo para los perjuicios que causa".

Blasco también ha apuntado que se ha conseguido una maquinaria adaptada para la intervención, que "no ha hecho ningún destrozo", algo "difícil porque el Ebro es un río que en verano no es casi río".

No obstante, ha comentado que habrá que hacer "dos pequeños cambios" en la maquinaria, que son incluir un motor para el movimiento aguas arriba y adaptar "un poco" la pala porque "queremos un modelo que siempre arranque y no, a veces, corte".

El consejero municipal ha recordado, finalmente, que se reunirán con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y el Gobierno de Aragón para analizar todos los datos ya que "estamos siempre sometidos a lo que opinen todos los técnicos".

Etiquetas