Zaragoza

Turismo fluvial

El bajo caudal del Ebro obliga a cancelar viajes de los ebrobuses

El río ha llegado a bajar por la capital aragonesa con 21 metros cúbicos por segundo, cuando el nivel de seguridad se fija en 30.

Las escasas precipitaciones que se están registrando este verano en la cuenca del Ebro están poniendo en más de un apuro al servicio de turismo fluvial de Zaragoza. Hasta tal punto que el escaso caudal del río a su paso por la capital aragonesa ha obligado a cancelar algunos de los trayectos previstos por los ebrobuses.

Mientras la lámina de agua que genera el azud de Vadorrey garantiza el discurrir de estas embarcaciones hasta el Club Náutico, el viaje hasta la Expo se complica, debido a la escasa profundidad de las aguas. Y todo ello pese a que el Ayuntamiento de la ciudad decidió no dragar este año el cauce, ya que las pruebas de barimetría realizadas el pasado mes de mayo garantizaban las condiciones mínimas requeridas para la navegación, aun en el peor de los escenarios de estiaje.

Pero ese escenario parece haber llegado. Mientras que el nivel de seguridad del río está fijado en 30 metros cúbicos por segundo, durante varios episodios esa cifra ha quedado lejana. En el mes de junio saltaron las primeras alarmas, cuando el caudal bajo a 24 metros cúbicos por segundo, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Algunas voces como la del portavoz de Medio Ambiente del grupo parlamentario de IU Aragón, Miguel Aso, alertaron de la situación. Este mismo mes de julio, el chorro de agua ha llegado a mínimos de 21 m3/s.

Desde la compañía que explota el servicio, Turismo Ebro Fluvial, aseguran que se trata de “trayectos aislados” en los que no se ha podido completar el recorrido previsto, ya que el camino desde el puente de Santiago hasta el recinto de Ranillas ofrece menor calado a las embarcaciones.

Quinta temporada

Desde el pasado 16 de junio, los ebrobuses volvieron al río, en su quinta temporada en la capital aragonesa. Este año los trayectos son diarios, si bien los martes, miércoles, jueves y viernes, solo se ofrece el servicio por las tardes, en tres horarios diferentes (los viernes se amplía a cinco). Por tanto, la actividad se concentra los sábados, domingos y festivos, con hasta nueve diferentes salidas en horarios de mañana y tarde.

Los precios se mantienen con respecto al año pasado, pero se ofertan descuentos para niños, desempleados, pensionistas y jubilados. También se mantiene la posibilidad de alquilar embarcaciones para grupos (con precios a partir de los 150 euros) y, como novedad, los usuarios del bus turístico tienen la oportunidad de realizar gratuitamente un trayecto sencillo.

El trayecto completo cuesta 10 euros para adultos, mientras que el recorrido sencillo (entre dos embarcaderos consecutivos), se queda en 4.

Etiquetas