Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Un grupo de amigos para defender las bibliotecas

Un grupo de zaragozanos ha empezado a promover una asociación para ayudar a mejorar la red de bibliotecas de la capital aragonesa.

Biblioteca de Aragón, en la calle de Doctor Cerrada
Bibliotecas para estudiar hasta las cuatro de la mañana
P. F.

Las bibliotecas públicas de Zaragoza no pasan por su mejor momento. Tras no renovarse un convenio firmado entre el Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón para cubrir plazas en estos centros durante el verano, los horarios de las instalaciones quedaron cercenados el 1 de julio.

Algunos usuarios y trabajadores se han afanado en buscar soluciones a esta situación y han decidido crear un grupo de amigos de las bibliotecas, a imagen y semejanza de los que ya existen en otras ciudades del mundo desde hace décadas en diferentes instituciones culturales y de otros tipos.

Dos de los promotores de la iniciativa son el escritor zaragozano Javier Delgado e Isabel Aína, que forma parte de la asociación de vecinos del barrio de San José, muy implicado en que este proyecto salga adelante.

"Cuando nos enteramos de la reducción de horario nos pareció que este ya era un servicio pequeño y que no podíamos dejarlo pasar en silencio, había que reaccionar", ha explicado Isabel Aína, para quien las bibliotecas deberían ser consideradas "un servicio básico" para ciudadanos de todas las edades.

"Reivindicamos el uso de las bibliotecas siempre y más en verano, todavía más si cabe en este y en los próximos, en los que mucha gente no va a salir de vacaciones", ha indicado por su parte Javier Delgado. 

Pero no solo les motivó la restricción de horarios. "Tenemos noticias de que no se compran fondos desde febrero, que hay problemas para mantener la suscripción de prensa y que entre 6 y 8 plazas pueden quedar vacantes de aquí al año que viene y no hay previsión de que se vayan a cubrir", ha dicho Aína.

Donaciones y voluntariado, parte del trabajo por hacer

La asociación apenas ha comenzado a trabajar. "Será en septiembre cuando nos empecemos a mover por todos las bibliotecas de la ciudad: haremos tantos actos como haga falta", ha comentado Delgado, quien ha agregado que ya hay algunos objetivos.

Estos son: fomentar las donaciones de libros entre los usuarios, plantear el 'book-crossing' como vía complementaria del servicio de las bibliotecas y promover el voluntariado para reforzar la atención en las instalaciones.

Pero no todo es trabajo por hacer. Entre sus objetivos también está dar a conocer "el trabajo bien hecho", en este caso, el de los trabajadores de las bibliotecas. "Hablando con bibliotecarios nos dimos cuenta de que ellos hacen muy bien su trabajo y desde afuera apenas se ve. Queremos que la gente conozca esta labor", ha dicho Javier Delgado. 

Los promotores de este grupo de amigos de las bibliotecas han querido dejar claro que la asociación no pretende "ir contra el Ayuntamiendo o el Gobierno de Aragón", si no aportar trabajo para ayudar a mejorar los servicios. "Vamos a hacer un poco de Pepito Grillo", ha bromeado Javier, mientras que Isabel Aína ha comentado que la voluntad de la asociación por trabajar no va a faltar nunca, pero que será necesaria la disposición de otros organismos. 

El grupo de amigos de las bibliotecas está abierto a todo aquel que quiera participar. Pueden contactar con Javier Delgado a través de su correo electrónico y con Isabel Aína a través de la web de la asociación de vecinos del barrio de San José

Etiquetas