Zaragoza

Barrio Jesús

Preocupación en el barrio Jesús por la ampliación de Le Pastis

Asociación vecinal y residentes de la Margen Izquierda piden el traslado del quiosco para no perjudicar el andador y el arbolado de la ribera.

Imagen de archivo del Quiosco.
Preocupación en el barrio Jesús por la ampliación de Le Pastis
HERALDO

"Cuando vi este piso una de las cosas que más me convenció para comprarlo eran las vistas al río. Con el proyecto que el Ayuntamiento ha propuesto para ampliar el quiosco Le Pastis, ese privilegio va a desaparecer de un plumazo". Esta son las palabras de uno de los vecinos del Paseo de la Ribera que, junto con la Asociación de Vecinos Barrio Jesús, esperan desde hace un mes la respuesta a las alegaciones enviadas al Consistorio en relación a la ampliación del histórico quiosco.

"Después de concesiones entre antiguos y nuevos adjudicatarios nos enteramos de que los supuestos trabajos de mejora del local, que supuestamente debían realizarse con la nueva licitación, suponían la creación de un edificio de 120 metros cuadrados de obra, es decir 30 veces más grande del que hay en la actualidad", explica Raúl Gascón, presidente de la asociación vecinal.

"Una situación, que si finalmente se concretaba, iba a suponer que el andador de la ribera pasara de tener cinco metros a dos y que los viandantes y ciclistas tuvieran que rodear el quiosco para poder seguir su camino. Peor suerte correría el arbolado, ya que estaría obligado a desaparecer como consecuencia de la realización de un talud para poder instalar un escenario fijo", comenta Gascón.

Una propuesta de cambio sustancial de un quiosco que abrió sus puertas en 2005 y que para muchos zaragozanos es un punto de referencia a orillas del Ebro. "Tanto desde la asociación, como desde la junta de distrito y los propios residentes de la zona a nivel particular, hicimos las alegaciones oportunas, reiterando nuestro malestar y solicitando el traslado del quiosco unos 300 metros hacia el Puente de la Unión", comenta el presidente de la Asociación Barrio Jesús.

"Es una auténtica locura que quieran hacer semejante obra en el espacio de la ribera que menos extensión tiene entre los edificios y el río. Si trasladan el proyecto unos metros, no perjudicará ni a los ciudadanos, ni el andador ni a los vecinos", comentan los residentes de la zona. "No nos negamos a que haya un local al lado de nuestras viviendas, porque llevamos años con Le Pastis delante. Lo que no queremos es que las cosas se hagan mal", aseguran los vecinos de la zona.

Unas alegaciones realizadas por entidades y vecindario hace un mes y de la que "todavía esperamos una respuesta en firme". "Lo último que sabemos es que finalmente las dimensiones del quiosco serán menores a las propuestas inicialmente y el escenario fijo lo quitarán. El cambio de ubicación no lo contemplan. Tampoco nos han dicho cuándo comenzarán las obras ni en cuantos metros se ha visto reducida la construcción del edificio", dice Gascón. Trabajos que ya deberían haber comenzado "si no nos hubiéramos quejado", comenta uno de los vecinos del Paseo de la Ribera. "No entendemos el interés demostrado por hacer las cosas mal", dice el afectado. "Por si todo esto fuera poco, el local no tiene licencia y continúa abierto", argumentan desde la agrupación de vecinos.

Mientras, desde el Ayuntamiento de Zaragoza, haciendo alusión a una nota de prensa enviada el pasado mes de enero, insisten en que "el nuevo quiosco, que se levantará a 30 metros de distancia del anterior, dejará libre el andador para favorecer el tránsito de los peatones por la zona. El edificio mejorará los accesos, aseos y climatización y complementará sus servicios con una programación variada y diversa de actividades culturales. La inversión prevista para realizar el edificio con todas sus mejoras es de 112.000 euros", concluyen fuentes municipales.

Etiquetas