Zaragoza

Transporte público

El tranvía cruza el Ebro

Aunque las obras llevan un mes de adelanto, el alcalde ha señalado que de momento los plazos de apertura de tramos se ajustan a lo previsto.

El tranvía de Zaragoza ha cruzado por vez primera el río Ebro, en el periodo de pruebas del tramo sin catenaria, que se experimenta a nivel mundial, correspondiente a la segunda fase de la construcción de la primera línea, que lleva un mes de adelanto en las obras.

Justo cuando se cumplen cuatro años de la inauguración de la Exposición Internacional de Zaragoza, la línea del tranvía da un nuevo paso para completar los proyectos que se pusieron en marcha con motivo de este acontecimiento.

Así lo ha señalado el alcalde, Juan Alberto Belloch, con motivo de este "hito" en la historia de la ciudad, que tiene previsto ponerse en marcha en la totalidad de la línea en abril de 2013.

Aunque las obras llevan un mes de adelanto, el alcalde ha señalado que de momento los plazos de apertura de tramos se ajustan a lo previsto, así, para el próximo mes de octubre el tranvía llegará a la plaza de España y en Navidades a las murallas.

No obstante, no ha concretado si este primer tramo se abrirá antes o después de las fiestas del Pilar porque dependerá de "lo que digan los técnicos", pero lo que si se hará es retirar las vallas del trazado.

Sin catenaria

El gerente de la sociedad Los Tranvías, Alejandro Moreno, ha explicado que el mes que llevan de pruebas en el tramo entre la plaza de Aragón y plaza España está sirviendo para hacer los ajustes en el software, balizas de seguridad y la interpretación correcta de los códigos para garantizar que los convoyes se recargan en todas las paradas.

Y es que en este tramo de 1.900 metros sin catenaria los tranvías circulan con baterías y al ser un tramo semipeatonal se reduce la velocidad de la marcha y se tarda más en realizar el trayecto entre paradas y hay que garantizar la autonomía del vehículo.

Según Moreno, la "marcha en blanco" hasta plaza de España podrá comenzar en verano y su duración dependerá del desarrollo de las pruebas.

Seguridad

Mientras, ya se ha comenzado una nueva campaña de seguridad vial en la que participan voluntarios y la asociación Stop Accidentes para concienciar a la ciudadanía sobre el nuevo recorrido del tranvía y la necesidad de parar y mirar antes de pasar.

Tras las de hoy, las pruebas continuarán los próximos días en horario diurno hasta la parada de La Chimenea, al igual que en el resto del trazado de la segunda fase.

Para que la circulación del tranvía sea posible sobre el puente de Santiago se han tomado todas las medidas previas de seguridad necesarias y, en los 180 metros de tablero con los que cuenta el puente, se ha utilizado un hormigón con un árido de menor densidad, a fin de que la estructura sea más ligera.

El puente de Santiago, de 187 metros de longitud, es obra de Tomás Mur Vilaseca y fue inaugurado el 13 de marzo de 1967. Se planteó una estructura que buscaba la limpieza de formas, con dos estilizados puentes gemelos unidos por una galería central.

El puente fue profundamente renovado dentro de las obras asociadas a la celebración de la Expo y, ahora, se han reordenado los servicios que discurrían por la galería central, que se han colocado bajo la losa central sobre la que discurrirán los carriles de tráfico.

Una vez finalizadas las obras, el puente contará con dos carriles de entrada a la ciudad y uno de salida y se ha proyectado un carril bici en el lateral más cercano al Puente de Piedra, una conexión directa a las dos márgenes del río, una de las zonas más transitadas de la ciudad sobre dos ruedas.

Etiquetas