Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Turismo

Más de 50.000 personas se han subido al ascensor del Pilar

El nuevo elevador cumple un año, con gran éxito de público. Desde lo alto de la torre (80 metros) se divisa una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Un turista, en la torre del Pilar
Más de 50.000 personas se han subido al ascensor del Pilar
GUILLERMO CALAHORRA

Más de 50.000 zaragozanos y turistas -según estimaciones del Cabildo Metropolitano- han disfrutado este año de las mejores vistas de Zaragoza, desde lo alto de la torre de San Francisco de Borja del Pilar.

El ascensor del Pilar cumple un año. El 20 de mayo de 2011 entró en servicio el nuevo ascensor acristalado, fabricado en Finlandia por la firma Kone. Su instalación costó 11 meses de trabajo y dos millones de euros. Sustituyó al viejo ascensor que funcionaba desde 1971. Los antiguos motores (fabricados en Suiza, en 1967) están expuestos al público.

Miles de visitantes se han subido a él en el primer año y han fotografiado la ciudad desde una de sus mejores atalayas. “Las vistas son extraordinarias. He venido de Madrid a ver a un amigo de Zaragoza y él me ha recomendado que subiera a la torre. Es impresionante”, asegura Miguel Ángel Martín.

El ascensor sube hasta un mirador a 63 metros de altura. Después queda un pequeño tramo de escaleras, que lleva a un área con bancos y un expositor, y una escalera de caracol, que da acceso a la parte más alta de la torre, a unos 80 metros de altura.

“Es la primera vez que venimos a Zaragoza y queríamos subir a la torre. La vista es muy buena. Tal vez estaría bien que el panel con la explicación de los edificios estuviera en la parte acristalada de arriba. A los que no conocemos la ciudad nos serviría para reconocer los monumentos”, propone Simone Lapeyrie, francés, de viaje con su mujer, Cendrinah.

Vienen muchos turistas españoles e italianos. La afluencia es muy desigual, depende del tiempo y de si hay alguna actividad en la plaza. El día del Pilar batimos todos los récords, con más de 2.000 personas”, cuenta Iván Genzor, uno de los ascensoristas del Pilar.

En primavera y verano aumenta el número de visitantes que suben a la torre. En enero y febrero no se llegó a 1.000 personas, mientras que en marzo hubo unas 9.000 y en abril, cerca de 14.000. El pasado sábado, 340 personas (incluyendo niños, que no pagan) se montaron en el ascensor.

El ascensor abre todos los días del año, de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00. La entrada cuesta 3 euros y los niños menores de 9 años no pagan.

Etiquetas