Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Los talleres denuncian el aumento de negocios ilegales

Los empresarios del sector mecánico advierten del aumento de la competencia 'pirata', una actividad "peligrosa" que agrava su particular crisis.

Los mecánicos guardan el aceite usado
Los talleres denuncian la proliferación de negocios ilegales
G. CALAHORRA

Los talleres mecánicos de Zaragoza, castigados por la crisis, se enfrentan también a un problema que, además de a sus cajas registradoras, afecta a la credibilidad del sector, a la seguridad vial e incluso al medio ambiente. Los profesionales del sector alertan de la proliferación de negocios ilegales, una actividad que ni es aislada ni novedosa. “Tenemos constancia de que ocurre desde hace tiempo, aunque es cierto que la situación ha podido agravarse a raíz de la crisis”, asegura Jesús Torres, secretario de la Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Zaragoza (Atarvez).

Solo en 2011, esta entidad denunció ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) la existencia de 33 talleres en la provincia de Zaragoza que llevaban a cabo alguna actividad ilegal -cuatro por licencias, 15 por la gestión de aceites y residuos y 14 por otros motivos- y, en lo que llevamos de año, ya han presentado seis denuncias ante esta unidad de la Guardia Civil. Además, Atarvez también ha presentado numerosas denuncias ante el Departamento de Industria del Gobierno de Aragón.

Nos solemos enterar de la existencia de los talleres ilegales a través de alguno de nuestros asociados o de clientes que vienen a reclamar por algún problema que han tenido en un local que no aparece en nuestros registros”, comenta Torres, quien cree que estos negocios “suelen trabajar a puerta cerrada y captan a sus clientes a través de conocidos”.

Además del daño económico a un sector que también está sufriendo los efectos de la crisis, esta actividad ilícita también mina la credibilidad y la buena imagen del sector. “La procedencia de las piezas que usan no está controlada y los profesionales no tienen por qué estar cualificados para el trabajo que realizan”, protestan desde Atarvez.

"Lo barato puede ser caro"

A pesar de los bajos precios que puede ofrecer la competencia desleal, Atarvez advierte de los riesgos a los que se enfrentan los clientes. “En primer lugar, no tienen una garantía de la calidad de las piezas sustituidas y tampoco de que la reparación haya sido la correcta, por lo que si tienen algún problema no pueden reclamar en ningún sitio”, indica Torres, quien advierte de que "lo barato puede acabar siendo caro".

Pero los perjuicios de los talleres ilegales van más allá del mero interés de mecánicos y clientes. “En primer lugar, un coche incorrectamente reparado es un peligro para la seguridad vial y una fuente potencial de accidentes”, explica el secretario de Atarvez, quien también denuncia atentados contra el medio ambiente por parte de estos 'piratas' de la mecánica: “En gran parte de las reparaciones hay que gestionar residuos peligrosos, como aceites, baterías, pinturas, disolventes o anticongelantes”. Mientras los talleres legales están inscritos en el Registro de productores de residuos peligrosos del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), aquellos que operan sin licencia no tienen ninguna forma de gestionar los desperdicios que generan, por lo que pueden acabar atentando contra el medio ambiente.

Etiquetas