Despliega el menú
Zaragoza

En una fiesta privada

Denuncian la agresión a tres chicas por parte de la UAPO

Un grupo de jóvenes denuncia que varios efectivos de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) irrumpieron en su local el pasado sábado, agrediendo a tres chicas.

Una de las denuncias
Una de las denuncias

"Fue como en una película, todavía no nos explicamos cómo nos pudo ocurrir algo así", explica Juan G., un zaragozano de 24 años que asegura haber experimentado el pasado sábado, junto a catorce compañeros, "una de las situaciones más desconcertantes" de su vida.

La noche comenzó con absoluta tranquilidad en el local que tienen arrendado en la calle Bolivia, en el popular barrio de Delicias, donde celebraban el cumpleaños de un amigo. Sin embargo, según denunciaron horas más tarde en la comisaría de la Policía Nacional en la avenida de Valencia, esta normalidad se vio alterada por la "desmedida" actuación de "una decena de miembros" de la Unidad de Apoyo Operativo de la Policía Local (UAPO), que llegaron a "golpear a tres chicas". Junto a ellos, supuestamente, acudieron dos efectivos policiales de paisano.

"Serían entre las 2.15 o las 2.30 cuando llamó la Policía, gritando y pateando la puerta. Cuando les abrimos, irrumpieron con violencia, con las caras tapadas por bragas de la UAPO y sin identificarse. Ni siquiera presentaron una orden de registro", narra Juan, quien indica que lo primero que hicieron los efectivos policiales fue exigir "el contrato de arrendamiento" y pedir "la documentación a todo el mundo". A continuación, señala, "apagaron las luces e hicieron un registro con unas linternas".

Al percatarse de "la actitud de los agentes", el grupo de jóvenes decidió reaccionar, "pidiéndoles el número de placa". Fue en ese momento, comenta Juan, cuando "empezaron a dar largas, a poner excusas sin sentido y amagar con irse". Entonces, denuncian, "una compañera empezó a grabar y fue agredida en la cara. A otra le retorcieron el brazo y se lo dejaron hinchado y lleno de moratones". Así consta en el parte de lesiones elaborado en el Hospital Royo Villanova. Además, explica, a una tercera "le golpearon con una porra sin ninguna razón".

En el alegato de los jóvenes cabe destacar, además, el hecho de que les fueran sustraídos "dos móviles", de los que "borraron fotos y vídeos que podían resultarles comprometidos" en un posible juicio. Además, agrega Juan, "se llevaron un teléfono Iphone" que pudieron recuperar "al cabo de un rato gracias al localizador" del mismo. "Lo habían tirado contra el suelo en una calle paralela", aclara.

Este zaragozano lamenta, sobre todo, "la actitud agresiva que mostraron en todo momento, yendo de superiores y contestando, a pesar de que nos mostramos muy calmados, de muy malas maneras". "Dijeron que vinieron por ruido, pero ni siquiera traían un audímetro para comprobar el nivel de decibelios", añade. Asimismo, cuando los jóvenes solicitaron el número de placa, los agentes "amenazaron con denunciar individualmente por no tener licencia de actividad".

"Somos gente normal, tenemos nuestro trabajo. No cumplimos, ni mucho menos, con el estereotipo de jóvenes que puedan dar problemas", asegura Juan, quien se gana la vida como maestro de Educación Infantil.

El grupo de amigos espera poder llevar a juicio a esta unidad policial. Además, tienen pensado elevar una queja formal ante el Justicia de Aragón.

Etiquetas