Despliega el menú
Zaragoza

Tras el Consejo de Ciudad

Partidos y entidades se vuelcan en la reforma de la Participación Ciudadana

Los colectivos sociales y políticos entienden que la legislación es avanzada, aunque apuestan por aumentar el desarrollo de las competencias.

Los partidos políticos y las entidades sociales zaragozanas se han puesto manos a la obra en su trabajo para modificar el actual Reglamento de Participación Ciudadana. Tras el Consejo de Ciudad celebrado la pasada semana, el proceso de reforma de la legislación vigente persigue que la elaboración del futuro texto recaiga sobre todas las partes.

“Una confección de abajo hacia arriba”. Esta es la idea que persiguen todos los colectivos participantes en el proyecto. “Si modificas el reglamento requieres de la participación ciudadana. Es de sentido común”, valoró Leticia Crespo, concejala de CHA que forma parte de la comisión de trabajo. Con este principio, lo que se persigue es que la redacción del texto cuente desde el principio con la colaboración de todos los implicados.

Para ello, el Ayuntamiento de Zaragoza ya ha creado una hoja de ruta que servirá para alcanzar, dentro de nueves meses, la obtención de una reforma del reglamento consensuada. En los próximos dos meses se elaborará un estudio técnico para analizar críticamente los aspectos positivos y negativos del texto. “En este primer momento queremos estudiar las propuestas de otras ciudades mediante trabajadores municipales y lanzar una llamada a los vecinos”, precisó Crespo. Un trabajo que ya ha comenzado a realizarse desde las juntas de distrito de Casablanca y el Actur donde los vecinos pueden lanzar sus propuestas en unos buzones físicos.

Además, el Ayuntamiento de Zaragoza se ha propuesto, en esta primera fase, contar con la colaboración de la Universidad de Zaragoza, para la celebración de unas jornadas técnicas con especialistas en participación ciudadana.

Participación global

Tras este primer análisis previo de la actual legislación, llegará el momento en el que las entidades sociales lancen sus propuestas dentro de la comisión. Sin embargo, esta fase requiere de un trabajo previo por parte de estos colectivos. Uno de los más numerosos es la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), cuyo planteamiento se centrará en reducir “la excesiva burocratización” del texto. “El reglamento tiene que apostar por la descentralización de la juntas municipales y vecinales, para que exista una verdadera capacidad de gestión”, valoró Félix Moreno, presidente de la FABZ.

En este sentido, una de las propuestas que la federación quiere convertir en realidad es la elección directa de los vocales. “Las juntas tienen que ser elegidas por todos los ciudadanos, al igual que los vecinos eligen a los alcaldes de los barrios rurales”, pidió Moreno. Un aspecto que la FABZ aprobó en su Asamblea Anual y que el propio reglamento recoge.

Esta propuesta, es también demandada por el grupo municipal de IU, y su aplicación dependería de la voluntad del Gobierno de Zaragoza. “Es voluntad de quien gobierna en ese momento proponer esta elección directa o no”, indicó Patricia Cavero, presidenta del PP de la junta de Centro. Desde las filas populares se trasladó que el actual reglamento es “avanzado, aunque es necesario exprimirlo. Nosotros no somos partidarios de modificarlo, sino de desarrollarlo al máximo”. En este sentido, Cavero valoró como insuficiente la cesión de competencias que se ha hecho en los últimos años hacia las administraciones menores, como es el caso de las juntas de distrito. “El ayuntamiento está muy paralizado en esa descentralización porque desde 2003, cuando se cedieron 40 competencias solo se han concedido otras cinco hasta 2011”, recordó.

Por este motivo, los populares avanzaron que sus propuestas irán encaminadas a la mofidicación del Consejo de Ciudad. “Creemos que hay que cambiar parte de la organización, así como, quiénes pertenecen a él y sus funciones”, lanzó Cavero.

Más allá, quisieron ir desde la FABZ. Su visión además de las reformas burocráticas, se basa en la “extensión transversal” de la participación ciudadana a todos los órganos de la ciudad. “Este área no debe pertenecer a una concejalía, sino que tiene que impregnar todos los departamentos del consistorio”, estimó Moreno. Para ello, la federación de barrios trasladará la necesidad de que la participación no se quede en las juntas de distrito o vecinales, sino que se adentre en ámbitos como la movilidad o el urbanismo. Además, Moreno advirtió al Ayuntamiento de Zaragoza de que no debe dotar de instrumentos para la participación, “si no se tienen los recursos suficientes para que se pueda actuar de igual a igual con la administración”.

Un grupo de trabajo entre entidades y políticos

Tras el debate abierto y la suma de las propuestas procedentes de todas las entidades sociales, estas se sumarán a un grupo de trabajo integrado por cuatro representantes de los grupos políticos y cuatro miembros de colectivos del Consejo de Ciudad. Aquí comenzará, el trabajo real de redacción y elaboración del nuevo reglamento, que en un espacio de nueve meses, tendría que estar tramitado tras la aprobación plenaria, la información pública, las alegaciones y la segunda aprobación plenaria.

Etiquetas