Zaragoza

ZARAGOZA

Pasacalles protesta contra los edificios abandonados de la Magdalena

Un pasacalles convocado por la plataforma Stop Desahucios, la Asociación Vecinal de La Magdalena 'Calle y Libertad' y la Asamblea 15-Magdalena, con el lema 'Ni se vende, ni se alquila, se especula" ha recorrido las calles del barrio.

Pasacalles protesta contra los edificios abandonados de la Magdalena
ACAMPADA ZARAGOZA

Alrededor de un centenar de personas han realizado un 'pasacalles anti-especulación' por la Magdalena, en el Casco Histórico de Zaragoza, para "expropiar" los veinte edificios que se encuentran abandonados en el barrio y proceder a su inauguración como "espacios sociales y futuras viviendas gratuitas".

El 'asacalles, convocado por Stop Desahucios, la Asociación Vecinal de la Magdalena 'Calle y Liberta' y la Asamblea 15-Magdalena, con el lema 'Ni se vende, ni se alquila: se especula', ha discurrido por el barrio tras la inauguración ficticia del nuevo espacio cultural del barrio.

Este espacio cultural tendría su sede en la iglesia de la Magdalena, que permanece cerrada a pesar de que las obras de restauración están "completamente acabadas", ha señalado a los medios de comunicación José Manuel Santo, miembro de la Asociación Vecinal de la Magdalena.

La iglesia ha sido el primer edificio en el que el cortejo, que estaba encabezado por el 'alcalde y las fuerzas vivas' del barrio, ha colocado en su puerta un cartel que decía 'Futuro Centro Cultural".

En esta misma plaza, Santo (que ha desempeñado el papel de alcalde del barrio, con su bando y mando correspondiente) ha informado de que hay otros dos edificios de interés arquitectónico abandonados desde hace años.

Acompañado por las 'fuerzas vivas' y los 'expropiadores", que vestían trajes negros, a los que seguía una batukada, el "alcalde" ha manifestado que lo que les parece "más grave" es que, mientras hay edificios sin uso, los vecinos han sufrido un incremento del precio de la vivienda que ha llegado a multiplicarse hasta por diez, también en los alquileres.

"Es un barrio en el que, como en todo el Casco Histórico, existe una clara situación de precariedad generalizada, donde el paro es más alto y la multiculturalidad hace que haya cierta discriminación hacia los trabajadores de otras nacionalidades", ha afirmado.

20 edificios abandonados

Ya que sólo en la Magdalena hay veinte edificios abandonados, algunos hasta quince o veinte años y otros completamente reformados y que, sin embargo, nunca se han llegado a habitar, ha dicho el "alcalde" del barrio.

Una situación que los convocantes han querido denunciar con este "pasacalles", además de reclamar una "intervención clara y decidida" al Ayuntamiento, a promotoras inmobiliarias, que según Santo tienen nombres y apellidos, y a la Dirección General de Patrimonio de la Diputación General de Aragón.

Porque, por ejemplo, en la plaza Asso, donde ha finalizado el "pasacalles anti-especulación", se encuentra el Caserón Labalsa, una casona aragonesa del siglo XVII que permanece sin destino y está derruida completamente por dentro, a pesar de tener interés arquitectónico, ha denunciado.

Al "alcalde" le parece "especialmente simbólico" el hecho de que este barrio "convivan por un lado la exclusión social, la gente que no tiene casas, y por otro espacios arquitectónicos de gran valor se mueren de asco".

Por ello, ha pedido que se expropien esos espacios o que se fuerce a los dueños a que les den un uso porque en su opinión "nadie puede escudarse en que durante quince o veinte años no sepa que hacer con un edificio".

El "pasacalles" ha concluido con la lectura del manifiesto titulado "Gente sin casas y casas sin gente", en el que se pone de manifiesto que una buena parte de las 56.000 viviendas que se estima están vacías de Zaragoza "no sólo están en la ciudad consolidada, sino en pleno centro".

Etiquetas