Despliega el menú
Zaragoza

CENTRO DE MAYORES DE LA ALMOZARA

Antonio, 80 años: "Me quedaré esta noche y las que haga falta"

El Ayuntamiento quiere que comiencen a pagar los gastos de luz de su centro, de los que hasta ahora se hacían cargo las arcas municipales. Para evitarlo, un grupo de jubilados ha decidido encerrarse en el mismo y pasar la noche juntos. La ilusión sigue intacta tras la primera jornada.

Varios de los jubilados, delante de una pancarta reivindicativa
"Me quedaré esta noche y las que hagan falta"
A. M.

No son muchos, pero vaya si están haciendo ruido. Equipados con colchonetas de campin y sacos de dormir "de montaña", un grupo de valientes formado por tres trabajadoras del centro y algunos de los jubilados de la Almozara a los que el Consistorio pretende hacer pagar el recibo de la luz de la Asociación de Pensionistas de su barrio han pasado, sin problema alguno, la primera de las tres noches -en principio- que piensan seguir encerrados en el centro como protesta ante la medida del Ayuntamiento.

Pasadas las 4.00, cuando los últimos vecinos han decidido dejar las cartas y apagar la luz, la decena que ha pasado la noche en el centro se ha acomodado lo mejor que ha podido. Así lo relata Antonio Calejero, de 80 años, vicepresidente de la asociación: "Ha sido una noche dura por las condiciones, ya que estamos algo mayores para dormir así", aunque ha recordado que, al menos, no han pasado frío. Para combatirlo han utilizado unos calefactores eléctricos.

Y es que a cabezudos no les gana nadie. Ni el Gobierno de la ciudad. No piensan reblar ante lo que consideran una grave injusticia. "Me voy a volver a quedar esta noche, la de mañana y las que hagan falta", explica Antonio, quien, a pesar de haber dormido "poco", no ha perdido ni un ápice de entusiasmo gracias "al apoyo del barrio y de la gente".

Para este vecino del barrio sería "una pena" que cerraran el centro, más teniendo en cuenta que les prometieron "que lo ampliarían". "Aquí hacemos actividades culturales, hacemos talleres de papiroflexia, por ejemplo, nos entretenemos y nos hacemos compañía", explica.

Huelga de hambre y recogida de firmas

Entre los 'acampados' se encuentran Encarna Mihi y Ángeles Cuartero, presidentas de la Asociación de Vecinos de La Almozara y de la Asociación de Pensionistas y Jubilados, respectivamente, quienes piensan mantener una huelga de hambre hasta que el Ayuntamiento dé su brazo a torcer.

Además, están recolectando rúbricas de todos los vecinos, iniciativa que, tal y como relatan las responsables del centro, está siendo resultando todo un éxito: "Este misma mañana hemos tenido que llevar más mesas a donde estábamos recogiendo firmas, ya que no había espacio para toda la gente que quería apoyarnos", afirman.

Seguirán con la protesta

Las dos estancias donde han pasado la noche, de escasos metros cuadrados, dan fe de que no piensan renunciar a su punto de encuentro. Es ahí donde guardan los sacos y colchonetas que, en los próximos días, seguirán desplegando hasta lograr su objetivo, que no es otro que el de reunirse con el vicealcalde de la ciudad, Fernando Gimeno, y hacerle cambiar de parecer.

Etiquetas