Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TODOS LOS SANTOS

Dos días para visitar la cripta del Pilar

El panteón de la basílica, donde reposan los restos de Palafox, estará abierto los días 1 y 2 de noviembre con entrada libre.

Imagen de un acto en la cripta del Pilar
Dos días para visitar la cripta del Pilar
JOSÉ MIGUEL MARCO

Coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, la cripta de la basílica del Pilar abre sus puertas durante dos únicos días, el 1 y 2 de noviembre.

Situada bajo la capilla de la Virgen, para acceder a ella es necesario levantar las grandes planchas cuadrangulares de bronce situadas bajo las bombas expuestas. Bajando las suntuosas escaleras de mármol negro se llega a la cripta, inaugurada el 12 de octubre de 1764 y restaurada en 1994.

El espacio acoge los restos de personalidades destacadas vinculadas al Pilar: los arzobispos Benavides, Añoa y Busto (promotor decisivo de la reforma de la capilla de la Virgen, culminada en 1765), Gómez de la Riva y Rigoberto Doménech, entre otros. Aquí también reposan los féretros de quienes hicieron posible la construcción de las dos últimas torres del Pilar, Francisco Urzáiz y su esposa Leonor Sala.

Pero sin duda, el más ilustre habitante de los nichos de mármol negro es el héroe de los Sitios, el general Palafox, aunque tardó más de 100 años en llegar a su última morada. El primer lugar de descanso eterno de Palafox fue la basílica de Atocha de Madrid, donde murió en febrero de 1847. Allí permaneció durante años, hasta que en 1958 sus restos fueron trasladados al panteón del Pilar entre el fervor popular y honores militares.

Por aquí también pasó otra protagonista de los Sitios, aunque no llegó a coincidir con Palafox: Agustina de Aragón, fallecida en Ceuta en 1857, reposó en la cripta del Pilar hasta 1908, cuando sus restos fueron trasladados a la iglesia del Portillo.

Otros habitantes ilustres son el teniente coronel Valenzuela y el capitán general Sueiro. Junto a las personalidades relevantes, también hay nichos con restos sin identificar, encontrados en el subsuelo de la Basílica durante las obras de consolidación que se realizaron entre 1929 y 1941. En un principio, estos féretros fueron enterrados en las antiguas capillas y en el cementerio parroquial del Pilar, que fue invadido por la construcción del nuevo templo en 1681.

La cripta permanecerá abierta desde las 13.00 hasta la hora de cierre del templo, las 20:30. La entrada es libre.

Etiquetas