Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

José Antonio Labordeta ya tiene monolito

El alcalde de Zaragoza ha inaugurado el monolito de José Antonio Labordeta en el parque que ahora lleva su nombre. Al acto han asistido las dos hijas, dos nietas y la viuda del cantautor y político, Juana de Grandes, quien ha agradecido esa muestra de cariño.

Inauguración del monolito a José Antonio Labordeta
Labordeta ya tiene monolito en el parque que lleva su nombre
F. BERNAD

José Antonio Labordeta tiene desde un monumento que le recuerda en el parque zaragozano que lleva su nombre, que ha sido inaugurado por el alcalde, Juan Alberto Belloch, y dos de sus hijas, dos nietas y su viuda, Juana de Grandes, quien ha agradecido esa muestra de cariño del pueblo zaragozano.

El monumento conmemorativo, compuesto por dos losas de piedra, con la inscripción del nombre del artista y político aragonés y la fecha de su nacimiento y muerte (1935-2010), se ha inaugurado en el día que finalizan las Fiestas del Pilar, que se abrieron el sábado día 8 con la canción del 'Canto a la libertad', de Labordeta.

"Se cierra el círculo"

Hoy se ha "cerrado el círculo" que se abrió en el momento de la muerte de José Antonio, cuando hubo una especie de "locura popular" de solicitar algún sitio emblemático para recordarlo, además de que el 'Canto a la Libertad' fuera el Himno de Aragón, algo que no ha podido ser, ha dicho su viuda.

Un "testigo de la calle" que según De Grandes ha recogido Belloch al decidir, al poco tiempo de la muerte de Labordeta poner su nombre al Parque Grande de la ciudad, el mayor espacio verde de Zaragoza, una decisión que la dejó "sobrecogida".

Por ello, ha agregado, con voz entrecortada por la emoción, que para la familia hoy es un día "francamente alegre", dentro de la tristeza, así como para los que le han querido, ya que además se ubica en sitio "emblemático", "precioso y muy querido" para ellos.

Las dos vertientes de Labordeta

Según ha dicho, en Labordeta como en todas las personas había dos vertientes, "la tosca, la sobria, la que no quería ninguna parafernalia" y otra la del "ego" personal, por lo que ella cree que "aunque no le hubiera importado tener nada, lo hubiera agradecido y le hubiera gustado" y, sobre todo, partiendo del pueblo y de Belloch, del que era realmente amigo.

Precisamente Belloch, ha anunciado hoy que mientras el sea alcalde de Zaragoza las Fiestas del Pilar se abrirán y cerrarán, como ya ocurrió el pasado año, con canciones de Labordeta, el 'Canto a la libertad' y 'Somos', respectivamente.

Y en su opinión, aunque hay una "leyenda urbana" de que tenía una relación de "amor y odio" con Zaragoza, la verdad es que "la amaba con pocos matices" y "profundamente", a esa ciudad de la mayor parte de los zaragozanos no a esa "pequeña parte miserable".

"Labordeta en el corazón y en el alma de los zaragozanos"

El acto de tiene un significado para Belloch, el de que "cuando los demás no seamos ni siquiera una nota a pie de página, en un libro que nadie lee, Labordeta siga estando aquí, en el corazón y el alma de todos los zaragozanos", porque "lo queremos mucho", ha subrayado.

Durante su intervención en el acto, al que asistieron representantes del equipo de Gobierno municipal, de IU y CHA y del mundo cultural zaragozano, la viuda ha tenido un emocionado recuerdo para el escritor zaragozano Félix Romeo, recientemente fallecido, que levantó los aplausos de los presentes, y que fue un "compañero, amigo y casi un gran hijo" de José Antonio.

Ya que según ha dicho para Labordeta hubiera sido un día triste porque ha sido una "dolorosa" muerte y estaban muy unidos, se querían entrañablemente y se hicieron compañía mutua cuando estaban en Madrid. El conjunto artístico, obra del arquitecto municipal Miguel Fontvell, se ha elaborado a partir de materiales desbastados o con poco tratamiento posterior con la intención de simbolizar y reflejar el carácter sencillo, austero y noble de Labordeta.

El monolito

Está compuesto por dos losas de piedra, una principal de pizarra desbastada de 1,60 metros largo por 50 centímetros de alto, que indicará el nombre del homenajeado en letras de acero sin tratar, y otra secundaria de granito, de dos metros de largo por 70 centímetros de alto, que llevará el año de su nacimiento y muerte.

Etiquetas