Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

"El Paseo de Rosales, entrando por el Camino de las Torres, no tiene aceras"

Los vecinos de la zona se quejan de la ?inexistencia? de pasos para peatones y del ?peligro? que supone cruzar un aparcamiento público para acceder a sus viviendas.

Camino de las Torres , a la altura del número 49
?El Paseo de Rosales, entrando por el Camino de las Torres, no tiene aceras?
T. M.

María José Jiménez Usán lleva más de 25 años viviendo en el Paseo de Rosales y asegura que “siempre” ha tenido que sortear los vehículos del aparcamiento del Camino de las Torres –Parque Miraflores-, a la altura del número 49, para acceder a su casa. “Es increíble que no haya ninguna acera para poder cruzar el parquin. Es un auténtico peligro porque los conductores van buscando sitio para aparcar, mientras los peatones tenemos que cruzar al Camino de las Torres mirando hacia los lados, con todo el cuidado del mundo. Es cierto que hay un pequeño paso marcado en color verde para los viandantes, pero en la misma calzada y sin unir ninguna acera. Solo sirve para que los coches aparquen encima”, explica la zaragozana.

Se trata de una zona en la que además de varias viviendas hay un supermercado, una escuela infantil y un centro de día. “A diario pasa gente con carros de la compra, carritos de bebé y sillas de ruedas, que tienen que buscar su hueco entre coches para poder pasar”, dice María José Jiménez.

Es el caso de Lucrecia Rodríguez, una auxiliar de Geriatría que trabaja con Amparo, una mujer de 79 años con movilidad reducida. “Es bastante complicado pasear por aquí. Intento evitar el aparcamiento, pero si tengo que ir a comprar alguna cosa al supermercado hay dos opciones: o buscar el mejor lugar para poder pasar con la silla de ruedas, que es más que complicado, o tener que dar toda la vuelta. Deberían facilitar el acceso a los peatones”, argumenta Rodríguez..

Una situación similar le ocurre a Jesús Lozano. “Paso cada día para llevar a mi hijo a la guardería de aquí al lado y lo cierto es que es un peligro porque tienes que pasar por donde circulan los vehículos”, apunta el joven.

“No sé por dónde pasa la solución. Por eso quiero hacer pública mi denuncia, una queja que incluso puede parecer extraña porque la situación se ha normalizado. De hecho, una amiga que vive en el portal de al lado del mío, ni siquiera se había percatado de que no existen pasos marcados para los viandantes. Solicito que se defiendan los derechos de los ciudadanos como peatones”, asegura María José Jiménez.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza señalan que no tienen constancia de esta situación ni han recibido ninguna denuncia o petición al respecto.

Etiquetas