Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

MOVILIDAD EN EL CASCO HISTÓRICO

"Las obras nos han traído el tráfico a Méndez Núñez"

Peatones, vecinos y comerciantes de esta calle del Casco se quejan del aumento del tráfico por los desvíos del tranvía. Las baldosas de la calle sufren el paso de camiones.

Un camión, en el cruce de Méndez Núñez y Ossau, en el Casco de Zaragoza
?Vehículos y peatones tenemos que aprender a convivir en Méndez Núñez?
P.F.

Los desvíos por las obras del tranvía han aislado algunas calles y han convertido otras en vías de tráfico intenso. Esto segundo le ha ocurrido a la calle de Méndez Núñez, en el Casco Histórico, semipeatonal antes de las obras y ahora, paso preferente para camiones y furgonetas de carga y descarga.

Ahora, una escena habitual es ver una hilera de coches detrás de un camión que intenta maniobrar para girar desde Méndez Núñez a Ossau y salir después a la calle de Don Jaime I. El paso es estrecho e impide circular a los peatones. Esta situación genera discusiones y molestias cada día.

“Ahora hay muchos más coches y furgonetas que antes. Los peatones tenemos que echarnos a un lado. Es muy molesto si vas con un carrito de bebé”, comenta una pareja, esperando a que el camión de cervezas termine de maniobrar.

La calle no era peatonal antes de las obras del tranvía, pero tenía muy poco tráfico, apuntan desde el Ayuntamiento de Zaragoza. Una señal al principio de la calle indica que la velocidad máxima es de 10 kilómetros por hora y que el peatón tiene preferencia.

“Las obras nos han traído el tráfico a Méndez Núñez. Hay más tráfico y más pitidos que antes. Se nota que los conductores están enfadados, y lo entiendo. Tiene que ser muy difícil en estos momentos trabajar de repartidor por el centro. Méndez Núñez es prácticamente la única vía para entrar en esta zona del Casco. Hay discusiones entre conductores y peatones. Tenemos que aprender a convivir todos”, afirma Sonia Oliveros, vecina de la calle, que también tiene una tienda de ropa infantil, Los mundos de Sonia.

“Los coches y camiones pasan todo el día, por la mañana y por la tarde. A nosotros no nos importa porque estamos acostumbrados. Hace años que tuvimos que poner contraventanas para poder dormir. También tengo otras ventajas: salgo a la calle y estoy en el centro”, cuenta Azucena Estopiñán, vecina de la calle de Ossau.

“En la calle de Méndez Núñez siempre tenemos baldosas rotas, porque pasan muchos camiones. Esta calle no está preparada para tanto tráfico”, afirma Sandra Blasco, de la joyería Royal.

Etiquetas