Zaragoza
Suscríbete por 1€

ZARAGOZA

"Caminar por la calle Cinco de Marzo y no tropezar es casi misión imposible"

Los viandantes se quejan de que las baldosas de esta vía están ?siempre levantadas? y de que a pesar de que es peatonal, suele haber ?demasiado tráfico?.

Las baldosas rotas en la calle Cindo de Marzo
?Caminar por la calle Cinco de Marzo y no tropezar es casi misión imposible?
T. M.

La céntrica calle Cinco de Marzo de Zaragoza, vía de paso entre el Paseo de la Independencia y la plaza de Salamero, se ha convertido, para algunos viandantes, “en una carrera de obstáculos”. Al menos así es para Jonathan Jiménez. “Voy todos los días por aquí para ir a trabajar y cuando no tengo que dejar pasar a una furgoneta de reparto me toca apartarme para que pase el coche de turno que se ha metido por donde no debe”, cuenta el joven. Y es que la calle Cinco de Marzo, a pesar de ser peatonal, cuenta con una gran afluencia de tráfico, sobre todo a primera hora de la mañana, debido a la cantidad de comercios existente.

“Para mí lo peor son las baldosas. Justo por la parte central están siempre levantadas y, yo, en más de una ocasión me he tropezado. Es casi imposible no hacerlo”, dice Aurora Soria. “También hay adoquines sueltos que, a primera vista no lo parece, pero que cuando pasas por encima se mueven y te dan sensación de inestabilidad”, cuenta la zaragozana.

“Y no digamos nada cuando llueve o cuando pasan a limpiar. El agua se queda debajo de las baldosas y al pisarlas, te mojas. Parece mentira que, estando en pleno centro de la ciudad, se encuentre en estas condiciones”, explica, indignada Aurora Soria.

Por su parte, desde el Ayuntamiento aseguran que “es cierto que, actualmente, la calle Cinco de Marzo asume mucho tráfico debido a las obras del tranvía y al corte del Paseo de la Independencia. Se trata de un firme específico que no está pensado para aguantar tanta circulación y, de momento, la citada vía no se puede cerrar al tráfico porque actualmente sirve de desahogo”, explican fuentes municipales.

“Por eso el Consistorio cuenta con un programa de pequeñas reparaciones de mortero para arreglar baches y baldosas sueltas que se va cumpliendo conforme se hace necesario. En el momento en el que concluyan las obras de la II Fase del tranvía se estudiará el caso y se actuará de la manera más oportuna”, concluyen desde el Ayuntamiento.

Etiquetas