Zaragoza
Suscríbete

SUBASTAS PÚBLICAS

Ayuntamiento de Zaragoza y concesionario

Este jueves se adjudican ocho vehículos procedentes de embargos realizados por el consistorio de la capital aragonesa. El 28 de septiembre se subastarán otros seis.

La Harley Davidson que sale a subasta
Un concesionario llamado Ayuntamiento de Zaragoza
HA

Diez veces al año, las instalaciones del Ayuntamiento de Zaragoza se convierten en una casa de subastas. Coches, plazas de garaje y otros bienes son adjudicados al mejor postor. Todos los bienes proceden de embargos a ciudadanos que tienen deudas con la administración local. El embargo solo se lleva a cabo cuando se ha agotado todo el procedimiento administrativo para reclamar la satisfacción de la deuda.

Las subastas y adjudicaciones tienen lugar una vez al mes excepto durante los meses de agosto y diciembre, cuando los calendarios propios de estas épocas del año dificultan la celebración de estas peculiares citas.

Antes de proceder al embargo, se agotan todos los plazos y procedimientos que establecen las diversas leyes estatales que regulan la Administración local. Este proceso “está reguladísimo”, explican fuentes municipales, “y pueden pasar años desde que se inicia el proceso por impago al Ayuntamiento hasta que el embargo se lleva a cabo”. Siempre se embarga un bien, o parte de él, en función de la cuantía de la deuda. "No se embarga una vivienda por tener un recibo de contribución sin pagar", aclaran desde el Ayuntamiento de Zaragoza.

Además de bienes materiales, un ayuntamiento puede embargar la nómina de un moroso o parte de ella, porque el principio de la proporcionalidad rige siempre. Desde el Consistorio zaragozano afirman que los embargos “no se realizan por gusto” ni mucho menos, pero que hay que “aplicar el principio de solidaridad”: no puede ser que unos ciudadanos sí que cumplan sus obligaciones con el Ayuntamiento y otros no y no sean castigados por ello.

Proceso de adjudicación directa

Este jueves a las 13.00 finaliza el plazo para participar en la adjudicación de ocho vehículos. El más nuevo está matriculado en el año 2004 mientras que el más antiguo, un Opel Omega, está matriculado en 1990. El importe medio de valoración de estos ocho vehículos, que ha realizado el Conssitorio, es de 1.243,75 euros. El precio del vehículo más caro --una Citröen C-15- es de 2.100 euros y del más barato --el Opel Omega de 1990-- 500 euros.

En esta adjudicación además de vehículos hay una plaza de garaje situada en la calle de Cereros de la capital. Esta valorada en más de 12.650 euros y las cargas que lleva asociadas ascienden a 11.005 euros. Las cargas son todos los gastos a los que el Ayuntamiento tiene que hacer frente por haber asumido la propiedad del bien en cuestión y siempre tendrán que ser pagadas por el comprador del mismo.

A estas adjudicaciones directas suelen acudir más potenciales compradores que a las subastas, según explican fuentes municipales. Tanto adjudicaciones como subastas gozan de publicidad en los boletines oficiales del consistorio y en su página web, donde incluso pueden verse imágenes de los bienes.

Diferencia entre subastas y adjudicaciones

La diferencia entre la subasta y la adjudicación directa reside, según explican fuentes del Ayuntamiento, en el 'éxito' que tenga el bien subastado entre el público. Lo explican con un ejemplo gráfico: se embarga una motocicleta y se le fija un precio en 1ª licitación de 1.000 euros. Si nadie la adquiere durante la subasta se fija un precio en 2ª licitación, que será un 25% menor que el precio incial. En este caso, 750 euros. Si en 2ª licitación la moto siguiera sin comprador, esta pasa al procedimiento de adjudicación directa.

En este proceso los interesados en adquirir el bien deberán enviar sus ofertas en un sobre cerrado. Cuando el plazo de presentación de ofertas haya finalizado, un grupo de responsables de la subasta valora las propuestas recibidas y elige la más razonable.

Fuentes municipales informan de que este grupo de decisión establece un precio mínimo razonable de valoración del bien y que por debajo del mismo no se valoran ofertas. “El Ayuntamiento”, recuerdan, “no tiene inguna obligación de adjudicar los bienes embargados”.

La próxima subasta pública del Ayuntamiento de Zaragoza se celebrará el próximo 28 de septiembre --a las 12.00 en el Aula 1 del Seminario--. En los seis lotes que se subastarán figura una Harley Davidson, matriculada en el año 2002, cuyo precio en 1ª licitación es de 2.300 euros. Entre los otros vehículos que se subastarán ese días hay un turismo marca Audi o uno BMW. Los precios van desde los 600 hasta los 2.500 euros.

Todos los bienes referenciados en este artículo se han mostrado a todos los interesados hasta en cuatro ocasiones durante el mes de septiembre, en horarios de mañana y tarde, en las dependencias del Depósito Municipal.

Etiquetas