Zaragoza
Suscríbete

OFRENDA DE FLORES

Y sale la Corporación Municipal

El Reglamento de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Zaragoza establece el orden en que desfila la Corporación Municipal.

Juan Alberto Belloch, alcalde de Zaragoza
Y sale la Corporación Municipal

Considerado por el reglamento municipal de protocolo como acto solemne, en la misa y procesión del Día del Pilar, el Ayuntamiento de Zaragoza está representado por la Corporación. Es decir, las autoridades estarán acompañadas por la Policía Local, a caballo y vestida de gala, así como por los ujieres, los timbaleros y los cuatro maceros de la ciudad, también todos de gala.

A las 11.45, la Corporación sale a la plaza del Pilar por la puerta principal de la Casa Consistorial. Se incorpora a la Ofrenda,detrás de las autoridades eclesiásticas, y frente a la calle de Alfonso, hace entrega de las flores que el servicio de Parques y Jardines ha preparado al efecto. Tras esto, acceden los ediles al templo del Pilar por la puerta alta,para llegar al altar mayor por la vía sacra.Allí, en el orden inverso en el que han realizado la procesión, ocuparán los bancos de las autoridades.

El Reglamento de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Zaragoza establece el orden en que desfila la Corporación Municipal. Va precedida por la Policía Local en uniforme de gala; los timbaleros (dos portatimbales y un timbalero), cuatro ujieres,ordenados de dos en dos;y cuatro maceros,del mismo modo. Los timbales van cubiertos, en su zona delantera, con un tapiz que luce el escudo de la ciudad; el timbalero y dos clarineros a izquierda y derecha, interpretan la música.

La corporación propiamente dicha forma en dos filas, con los concejales en orden inverso a su precedenciaes decir, al número de votos obtenidos -.Al final, van los tenientes de alcalde y el alcalde, que ocupa el puesto central entre ellos. Si acompaña a la corporación algún antiguo alcalde de la ciudad, gozará de trato preferente y dispondrá de lugar destacado, situándose en la comitiva antes de la corporación y, si hubiere más de uno, por orden inverso al tiempo en que ejercieron su cargo.

Con respecto a la vestimenta, el alcalde usará como distintivos una banda de seda roja -el color heráldico de Zaragoza - guarnecida de flecos de oro en los extremos y con el escudo de la ciudad bordado a la altura del pecho, así como el bastón de mando, de madera con borlas doradas y con el escudo de la ciudad grabado en la empuñadura, como emblema de su autoridad. Por su parte, los concejales llevarán la misma banda,pero con el escudo bordado más abajo, en el punto de unión de los dos extremos. Todos ellos lucirán además la insignia de concejal, como expresión de la representación popular que ostentan.El concejal más joven porta el pendón de la ciudad. La bandera de la ciudad de Zaragoza de 1904, de hilo de oro y plata bordado sobre raso carmesí (127 x 188 cm) y con un mástil de 330 cm. Lleva anudadas sendas corbatas de hermanamiento con las ciudades de Valladolid y San Sebastián.

En la actualidad,y desde los tiempos de la transición democrática,cuando se cambió su uniforme de gala,maceros, ujieres y timbaleros lucen igual vestimenta. Son lo más vistoso de la comitiva. Llevan un uniforme en color azul oscuro, compuesto por levita con botonadura dorada con el emblema municipal, y pasamanerías y galones dorados; pantalones con raya  amarilla; guantes blancos y gorro bicornio con remates dorados y escudo municipal. Clarineros y timbaleros quedan como reminiscencia de los heraldos del siglo XVI; eran los pregoneros del rey, y su misión es hacer notar que la ciudad está presente en el acto en el que participan.

Los maceros representan el poder y la autoridad y portan las mazas como señal de dignidad. Originariamente eran armas defensivas que portaban los caballeros medievales. Después, aparecen relacionadas exclusivamente en las ceremonias solemnes de los reyes, como símbolo de autoridad. Con el tiempo,otras instituciones como las audiencias, ayuntamientos, diputaciones, universidades,justicias,cofradías y cabildos catedralicios los usaron como símbolo de su jurisdicción. Las mazas municipales datan del siglo XVIII y son obra del afamado platero zaragozano Estrada. Sus antecedentes antiguamente,ejercían de timbaleros y maceros los alguaciles de la ciudad y su función era, respectivamente, la de anunciar y proteger a las autoridades; hoy, su función es dar mayor empaque a los actos de solemnidad.

Actualmente, maceros y ujieres son conserjes de la Alcaldía. Por su parte,los timbaleros y clarineros,que han de saber de música, proceden normalmente de la Banda Municipal del club social del Ayuntamiento. Cuatro son las piezas que tocan mientras la corporación desfila (antes de incorporarse a la procesión,y tras la misa,de vuelta al Ayuntamiento):la Marcha de la ciudad,de tiempos de Juan II de Aragón (1458-1479); el Saludo al Ayuntamiento, la Marcha regia y el Pregón.

La participación de cada edil en la corporación el día del Pilar es voluntaria.Los concejales son invitados a participar mediante un saluda que les envía Protocolo.También es opcional la posibilidad de vestir el traje aragonés, que más de un alcalde y varios concejales se han animado a lucir: Luisa Fernanda Rudi, Luis García-Nieto, Manuel Blasco, Verónica

Lope y Carmen Solano, entre otros,han usado la ocasión para promocionar la vestimenta aragonesa.

Etiquetas