Zaragoza
Suscríbete

EQUIPAMIENTO URBANO

Los puntos negros del Corredor Verde de Miralbueno-Oliver

A pocos meses para que finalicen las obras de la segunda fase del Corredor Verde que unirá Valdefierro, el tramo de Oliver a Miralbueno presenta varios puntos negros en su cuidado y mantenimiento.

Uno de los kiosko del Corredor Verde quemado y abandonado
El deterioro del Corredor Miralbueno-Oliver
P.R.D

Las obras de la segunda fase del Corredor Verde que unirá Valdefierro con Oliver ya están a pleno rendimiento y cumpliendo los plazos previstos para que a finales de año se pueda completar este proyecto tras más de once años de espera. Sin embargo, a pesar de los trabajos, la primera fase del corredor que une los barrios de Miralbueno con Oliver presenta una serie de puntos negros que en algunos casos datan desde prácticamente su inauguración.

Actualmente, en el paseo que conecta estos distritos en el trazado que antiguamente ocupaba la línea férrea de Zaragoza-Teruel, solo una de las 9 fuentes de agua potable tiene la grifería, algunas ornamentales no funcionan y muchos de los alcorques de los árboles han desaparecido o están destruidos. Las vallas presentan numerosos desperfectos y los tres kioscos situados en la calle Marqués de San Felices se encuentran quemados, descuidados, llenos de residuos y destrozados por el vandalismo desde hace tres años y la iluminación,en algunos tramos, es muy deficiente.

“El Ayuntamiento nos ha comentado que con la terminación de las obras de segunda fase del corredor hacia Valdefierro se arreglarán los numerosos desperfectos que presenta la primera fase”, explican desde la Asociación de Vecinos del Barrio Oliver. “Estamos muy contentos con el recorrido aunque presenta algunas deficiencias”, indica la asociación.

A mediados del pasado mes de agosto, esta asociación presentó ante el Consistorio un informe con 19 puntos en el que detallaba los defectos y desperfectos más significativos que, tras tres años de funcionamiento, presenta esta zona del Anillo Verde de Zaragoza. “Si realizan la segunda fase, no pueden dejar la primera tal y como está actualmente. Hay que mejorarla”, reclaman.

“Es muy importante que reivindiquemos lo positivo que va a ser para Oliver la terminación de todo el Corredor”, señalan los vecinos. Además la asociación espera que el proyecto del Anillo Verde continúe desde la carretera de Logroño hacia la ribera del Ebro por detrás del Centro Comercial Cesar Augusta, una zona actualmente abandonada.

Sin embargo, los vecinos de Oliver también alertan de un problema de fondo que tiene el Corredor y ese no es otro que la falta de participación ciudadana en el proyecto, que a juicio de la asociación, es la causa de la “falta de implicación” de las gentes del barrio en el paseo verde. “Cuando implicas a los vecinos, las cosas se cuidan mejor, para muestra la situación del Parque Oliver”, indican desde la asociación.

Principales puntos negros

Entre las diferentes deficiencias que presenta la primera fase del corredor destaca la desaparición de los elementos de metal de las fuentes, los alcorques de los árboles y otras piezas del equipamiento urbano que “han sido robadas por las mafias del metal que operan en toda Zaragoza en los últimos tiempos, no solo en estos barrios”, denuncian desde la Asociación de Vecinos Oliver.

Otro de los ejemplos más llamativos es la situación de los mencionados kioskos que llevan destrozados desde prácticamente la inauguración del Corredor allá por el 2008. “El proyecto inicial contemplaba la creación de tres casetas para equipamiento pero como no tenían un uso definido han sido pasto de los vándalos”, indica la Asociación de Vecinos de Oliver.

Desde la asociación apuntan como solución al problema de los kioscos otorgar un uso definido a las casetas tras su limpieza o, sino fuera posible, desmantelarlos y destruirlos “aunque sea una pena” para que de nuevo no sirvan de objetivo para actos delictivos.

Etiquetas