Despliega el menú
Zaragoza

Informe de Infozoos

Denuncian la "alta mortalidad" de los animales del Acuario de Zaragoza

La oenegé critica las condiciones en que viven los ejemplares alojados en el edificio de Ranillas, y que habrían derivado en la muerte de una mona tití.

La ONG denuncia estas muertes en el Acuario
Una protectora denuncia la "alta mortalidad" de los animales del Acuario de Zaragoza
INFOZOOS

La oenegé Infozoos ha puesto la voz de alarma por la situación que viven los animales del Acuario de Zaragoza. Según una nota, este organismo “ha tenido acceso a informes y material gráfico que demuestra las graves deficiencias que presentan las instalaciones del acuario de Zaragoza, y que han desembocado en un gran número de bajas entre los habitantes del acuario, incluida una mona tití que falleció, según la autopsia, debido a su estancia en cautividad”.

Por ello, desde Infozoos solicitan al Gobierno de Aragón que “exija de manera inmediata que se cumpla la legislación en materia de protección animal”.

La Ley de zoos establece como objetivos fundamentales de los parques zoológicos la educación pública, la investigación científica y la conservación de las especies. “En el acuario de Zaragoza, los esfuerzos en estos objetivos son muy deficientes”, señalan. La información ofrecida en la cartelería es “incompleta e insuficiente”, además se observaron errores en la mayoría de los carteles identificativos. El acuario, con una colección de más de un centenar de especies, únicamente participa en dos proyectos de conservación ex-situ. “Tras la muerte de la tití, será complicado que uno de estos dos programas pueda desarrollarse con éxito, ya que el acuario ha perdido a la hembra reproductora” lamentan.

Los informes internos revelan condiciones mucho más preocupantes. En primer lugar, “no existe una zona acondicionada y equipada para realizar la cuarentena de reptiles, anfibios y mamíferos”.

En cuanto a la seguridad, existe riesgo de transmisión de enfermedades a los visitantes y entre los distintos animales. “En el caso particular del recinto de las tortugas mata mata debe mejorarse la barrera perimetral para impedir que algún visitante introduzca la mano y sea mordido. Además, el personal en contacto con estos animales debe tener acceso a aquellas herramientas que faciliten su trabajo y minimicen el riesgo de sufrir algún daño físico”, alerta el informe veterinario.

El informe critica también las instalaciones de los reptiles y anfibios. “En ellas la temperatura ambiental y del agua no está controlada y en la gran mayoría no existen lámparas UV o estas ya han agotado su periodo de uso (generalmente 6 meses). Deben por tanto asegurar la temperatura adecuada en estos alojamientos y los medios necesarios para proporcionar luz UV a los reptiles. La ausencia de estos medios puede conllevar la muerte de los animales y/o el desarrollo de problemas metabólicos óseos”, indica.

Además, también señala que “en la actualidad no se dispone de fármacos y otros materiales o herramientas necesarias para la labor veterinaria a fin de poder garantizar el correcto estado sanitario de los animales de la colección”.

Etiquetas