Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CAMPOSANTO DE TORRERO

Arrecian las críticas por la falta de personal y de escaleras en el cementerio

Los problemas se arrastran desde hace años en la zona vieja. El Consistorio estudia «soluciones alternativas».

Carmen Ibuarben tuvo que meter su furgoneta y auparse desde un contenedor para llegar al nicho.
Arrecian las críticas por la falta de personal y de escaleras en el cementerio
HERALDO

Que vengas ex profeso desde Barcelona para visitar la tumba de tus seres queridos y no encuentres ni una escalera para dejarles unas flores es triste. Pero que te haya pasado durante los últimos tres años es algo que los propios afectados califican como "vergonzoso".

La semana pasada, Fernando Polo y Carmen Ibuarben intentaron, una vez más, encontrar la forma de llegar hasta el nicho en el que descansan sus seres queridos en la zona vieja del camposanto de Torrero. Ya en otras ocasiones -vienen desde Cornellá de Llobregat dos veces al año-, sus hijos habían utilizado los contenedores para llegar a la lápida, que está en el quinto piso. Esta vez, sin embargo, decidieron meter su furgoneta en el cementerio porque les pareció más estable que los contenedores. "Miren si no hay personal que ni siquiera advirtieron que estaba la furgoneta", explicaba después Fernando Polo, que ha puesto una queja en el Ayuntamiento.

Para más inri, el Consistorio ha colgado una nota en la portería del cementerio en la que indica que no habrá servicio de escaleras ni los martes ni los miércoles hasta nuevo aviso. No obstante, el jueves pasado, la familia Polo-Ibuarben comprobó que tampoco tocaba ese día acceder a las plantas más altas. "Nos dijeron que era porque a las 13.30 se suspendía el servicio, pero hasta de eso dudamos, porque estábamos casi dentro de ese horario y no se veía a nadie", asegura Fernando, que está "harto" de tener que jugarse el tipo para honrar a sus fallecidos.

La falta de equipamientos es una de las asignaturas pendientes de la zona vieja del cementerio de Torrero. Algunos usuarios se quejan también de que es muy difícil encontrar a algún operario en servicio, a pesar de que las instalaciones están abiertas todo el día y de que los propios usuarios abonan las tasas y los derechos correspondientes por tener allí a sus familiares.

Posibles alternativas

Algunas organizaciones de consumidores como la de Torre Ramona y el Justicia de Aragón han elevado quejas formales al Consistorio, que en numerosas ocasiones se ha comprometido a instalar escaleras de riel que permitan a los familiares limpiar o colocar flores en las lápidas de los últimos pisos, que están a varios metros del suelo. Incluso, en 2009, se presentaron más de 1.400 firmas de afectados. Por su parte, CHA ha denunciado la falta de personal para atender las instalaciones, que es la que a su juicio está alimentando el problema. En particular recuerdan que el número de enterradores ha pasado de 40 a 32.

Desde el Ayuntamiento aseguran estar buscando una solución, aunque insisten en que, por varios motivos, no es fácil. Por una parte, la estructura de esta zona del camposanto es muy antigua, y no se planteó pensando en que unos nichos demasiado altos serían un problema en el día a día. Además, sería necesario buscar herramientas que no dañasen las construcciones pero que, sobre todo, garantizasen la seguridad de quienes acuden a visitar a sus seres queridos, ya que hay muchas personas mayores con dificultades para trepar por escaleras, aunque sean fijas.

"Estamos buscando fórmulas alternativas y soluciones que se han dado en otros cementerios, pero no hay nada cerrado. Pensamos que las escaleras con riel tal vez no serían la mejor opción teniendo en cuenta que no ofrecen una gran estabilidad al trepar y deben poder utilizarlas personas mayores. Podríamos implantar, por ejemplo, un servicio de escalerista. Esta persona acompañaría a los ciudadanos y les ayudaría, preservando su seguridad", aclaran.

No obstante, no ocultan que debido al momento económico la solución no puede acarrear un aumento de plantilla. De hecho, el número actual de operarios es ya insuficiente para atender toda la demanda.

Etiquetas