Zaragoza
Suscríbete

MALPICA-ALFINDÉN

La Puebla modificará su ordenanza cívica para evitar la prostitución

El Ayuntamiento ha detectado la presencia aislada de mujeres que se dedican al sexo en el área industrial próxima al casco urbano.

El Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén estudia una modificación puntual de su ordenanza cívica para evitar que se forme un foco de prostitución en el polígono. El equipo de gobierno se percató de la presencia de un pequeño grupo de mujeres dedicadas al negocio del sexo a la salida de la zona industrial, cerca de varias viviendas y las piscinas municipales. Ocurrió a finales de julio y solo se trató de una presencia eventual, pero el Consistorio valora incluir en su normativa esta problemática y fijar unas sanciones como medida disuasoria. "Queremos prevenir el efecto llamada", subraya la alcaldesa, Nuria Loris (PP).

La cabeza visible de la corporación destacó que nunca ha habido prostitución en la localidad y que los hechos producidos en el polígono Malpica-Alfindén fueron aislados. Con vistas a que la situación no vaya a más y afecte a la convivencia vecinal, el gobierno del PP propuso al resto de grupos introducir unos cambios en la ordenanza. La intención pasa por recoger la prostitución en el articulado de la normativa y establecer una serie de sanciones, tanto para las mujeres como para quienes reclaman sus servicios sexuales. Según Loris, la oposición se comprometió a buscar soluciones y debatirlas en la comisión informativa de servicios, que tendrá lugar la próxima semana. La alcaldesa avanzó que lo acordado en esa reunión se aprobará en el pleno de septiembre.

De momento, el PP y otros partidos con representación en el Ayuntamiento han revisado las normas que se aplican en ciudades en las que la prostitución genera conflictos sociales, como Barcelona, Granada o Sevilla. Con los citados precedentes se añadirán a la ordenanza unos puntos acordes a las circunstancias y el tamaño de La Puebla de Alfindén. Loris remarcó que no van a consentir que haya contraprestaciones económicas a cambio de sexo en plena calle o en las inmediaciones del polígono.

La denominada ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de La Puebla entró en vigor en enero de 2010. Como consta en su apartado de disposiciones generales, la norma va encaminada a que el núcleo sea un lugar en el que "todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, ocio, encuentro y recreo, con pleno respeto a la dignidad y a los derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones culturales, políticas, lingüísticas y religiosas y de formas de vida diversas".

Entre otros aspectos, regula y sanciona los posibles atentados contra la dignidad de las personas, actos de degradación del entorno visual (por medio de pintadas), la colocación de carteles o pancartas en edificios públicos o el consumo de bebidas alcohólicas en la calle, actividad prohibida cuando moleste a los vecinos.

Etiquetas