Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Cerca de 1.500 personas pagan a diario la zona azul mediante tarjeta, móvil o internet

Las nuevas modalidades se extienden poco a poco en los parquímetros, aunque el abono por teléfono y por la red es aún residual.La ocupación de los estacionamientos de pago en la calle para no residentes es del 74%.

Un usuario, en un parquímetro de la calle de Costa.
Cerca de 1.500 personas pagan a diario la zona azul mediante tarjeta, móvil o internet
ASIER ALCORTA

La nueva zona azul se asienta en Zaragoza. Seis meses después de que cambiara la empresa que la gestiona, los numerosos cambios que este traspaso introdujo se van consolidando en las costumbres de los zaragozanos. Del desconcierto inicial -nuevas modalidades de pago, nuevos parquímetros...- se ha pasado progresivamente a la adaptación a estas nuevas costumbres.

De momento, ya son casi 1.500 las personas que, de media, usan las nuevas modalidades de pago a diario. Antes solo había un modo de abonar la zona azul y naranja: en los parquímetros y con dinero contante y sonante. Desde hace varios meses también se puede pagar con la tarjeta ciudadana, con tarjeta de crédito, a través del teléfono móvil y también por internet.

La tarjeta ciudadana, cada vez más extendida entre los zaragozanos, es la más exitosa. Más de 600 personas la usan de media a diario para aparcar sus coches en la zona azul o naranja. Las ventajas son varias. La más evidente, que no hace falta tener cambios para poder abonar el estacionamiento. Además, Javier Ejarque, de la empresa Z+M -nueva gestora de este servicio- añade otra más: «Permite devolver el dinero del tiempo que no se ha utilizado, y eso siempre es muy popular». En efecto, si se reserva la zona azul, por ejemplo, por dos horas y solo se usa una, se reingresa en la tarjeta ciudadana el dinero correspondiente a la hora en la que el coche no ha estado aparcado.

La tarjeta de crédito también ha irrumpido con fuerza, y alrededor de 500 personas también la usan a diario para pagar en los parquímetros. «Hay gente que es un poco reacia, pero poco a poco se van apuntando más usuarios», apunta Ejarque.

Claramente por detrás está el pago a través del móvil o de internet. Entre ambos aún no llegan a los 200 usos diarios. Para poder abonar con estas modalidades de pago hay que suscribirse en el servicio y dar un número de cuenta. Si se hace por móvil, tras aparcar el usuario llama a un número de teléfono gratuito, y con esa llamada queda registrado que ha dejado el coche, por lo que empieza a cobrar. Una segunda llamada sirve para comunicar que el coche ya no está estacionado. Los controladores detectan si el usuario ha pagado o no introduciendo la matrícula del vehículo en su terminal.

Ejarque señala que el pago por móvil o internet se está extendiendo entre los usuarios que tienen tarjeta de residente, ya que pueden renovar su tique semanal a distancia. «Si se van de vacaciones y dejan el coche en la zona de residentes (naranja), pueden renovar el tique semanal desde el pueblo o desde Salou», señala Ejarque.

Unos 15.000 usos al día

Según apuntan desde la empresa que gestiona el servicio, la recaudación es similar a la que se registraba en años anteriores, incluso un 1% superior. Sin embargo, las obras del tranvía se prevé que influyan negativamente, ya que hay menos coches circulando por el centro.

De momento, en estos seis primeros meses de servicio, se están dando una media de unos 15.000 usos diarios. Los viernes baja la cifra, porque muchos zaragozanos dejan la ciudad por la tarde. Los lunes, en cambio, es un día punta. La zona azul, según datos de la compañía, tiene una ocupación media del 74% en las ocho horas en las que está activa. La naranja, en cambio, tiene un porcentaje del 22%, aunque el dato es engañoso porque no se registran los vehículos que tienen tarjeta de residente.

La zona con mayor ocupación es el entorno del paseo de Las Damas, seguida del entorno de la calle de Costa. Los estacionamientos para residentes (zona naranja) más saturados son los del barrio de Las Delicias. En el extremo contrario se sitúa la zona azul de las calles de Zumalacárregui y Cervantes.

Etiquetas