Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Religión Islámica

Más de 42.000 personas celebran el Ramadán en Aragón

Un total de 42.000 musulmanes que residen en Aragón celebran, durante este mes de agosto, el Ramadán, una época de ayuno, abstinencia y oración.

Varios musulmanes rezan en la mezquita el barrio Oliver de Zaragoza.
Más de 42.000 personas celebran el Ramadán en Aragón
OLIVER DUCH

Desde el amanecer de este lunes y hasta el ocaso del día 29 o 30 de agosto, en función de la luna, unos 42.000 musulmanes que residen en Aragón celebran el Ramadán, el noveno mes del calendario islámico, en el que practican el ayuno de alimentos y la abstención de fumar, beber y mantener relaciones sexuales. El Ramadán es «un mes de oración» y se realiza para «comprender las necesidades» de los más desfavorecidos y «estar con la familia y amigos», indica Abdelkader Aareb, presidente de la Federación de Comunidades Islámicas de Aragón creada en el 2007.

Durante el Ramadán se requiere «mucha voluntad y concentración», más aún durante el mes de agosto, para cumplir con el ayuno aunque no es este su único objetivo. «No es solo la abstención, es hablar de la gente y con la gente» para adquirir una «concienciación personal y social» de una manera más «intensa y especial», explica el presidente de la federación. Durante este mes «se mide nuestra moral y nos sirve para conocer nuestro aguante aunque hoy es el primer día y no se va a notar mucho», destaca Aareb.

Según rige el Corán, todos los musulmanes están obligados a cumplir con el Ramadán, sin embargo hay colectivos que están «exentos» de acatarlo como son los menores de 13 años, las mujeres embarazadas, con bebés en lactancia o con la menstruación, los ancianos, los enfermos o los empleados en trabajos «muy duros», enumera el presidente de la federación. «Tanto la Biblia como la Torá también recogen épocas de ayuno», recuerda Aareb.

Época de reunión y oración

Durante las últimas semanas las comunidades islámicas de Aragón y Zaragoza han mantenido «distintas reuniones» para preparar las mezquitas, las distintas actividades y organizar «las ayudas» destinadas a «la gente que no trabaja», remarca el presidente de la federación religiosa. Es un mes «muy duro» y de «mucha actividad».

Durante este noveno mes islámico regido por el calendario lunar y para cumplirr el mandamiento de la abstinencia tal y como dicta el Corán, los musulmanes «salvaguardan» gran parte de sus actividades cotidianas diurnas y las trasladan a la noche.

En el Islam, esta es una época de «mucha oración» y las mezquitas «se llenan», especialmente las situadas en los barrios de la Almozara y Oliver, desde primera hora de la noche. Durante el Ramadán «no se hacen fiestas» sino que se realizan «oraciones especiales nocturnas» en los lugares de culto. «Los centros se llenan, aunque con las vacaciones, este año habrá menos gente», vaticina Abdelkader.

Para este año, la Federación de Comunidades Islámicas en Aragón baraja la posibilidad de realizar un evento para celebrar el fin del Ramadán en el polideportivo de La Granja, junto al pabellón Príncipe Felipe porque es un lugar «idóneo» y con un campo abierto cerca, informa Aareb. «Se realizaría una simple oración en común y la gente traería dátiles, pastas y otros dulces» aunque el presidente de la federación recuerda que «“la verdadera celebración se desarrolla en las casas».

Etiquetas