Zaragoza
Suscríbete

GESTIÓN ECONÓMICA

El Ayuntamiento ha gastado 400.000 euros en la Expo 2014 y los Juegos que ahora descarta

El Consistorio ha pagado en los últimos años 300.000 euros en viajes y estudios relacionados con la muestra floral.

El momento de la elección. El 29 de junio Zaragoza fue elegida sede de la exposición de horticultura de 2014
El Ayuntamiento ha gastado 400.000 euros en la Expo 2014 y los Juegos que ahora descarta

Recién apagados los focos de la Exposición Internacional, en octubre de 2008, el alcalde Belloch auguraba en Dubái «un nuevo éxito» para la capital aragonesa con la organización de Expo Paisajes 2014. La Asociación Internacional de Productores de Horticultura (AIPH) aprobaba la celebración de este evento en la capital aragonesa, a pesar de que Zaragoza no tenía ni ubicación, ni financiación, ni consenso político, ni siquiera apoyo popular.

Desde entonces, el proyecto ha estado marcado por la polémica. Y con la renuncia a organizarlo que, forzado por CHA, anunció el lunes el alcalde, los más de 300.000 euros invertidos en el proyecto resultarán inservibles. Además, el Consistorio puso el año pasado 100.000 euros más en el proyecto de los Juegos Olímpicos 2022, al que también tiene que decir adiós, dejándolo en manos del resto de socios del consorcio olímpico -la DGA, la Diputación de Huesca, el Ayuntamiento de la capital oscense y el de Jaca-.

El gasto principal de Expo Paisajes fue para diversos estudios y asistencias técnicas. Uno de ellos tenía como objetivo estudiar las distintas alternativas de emplazamiento que se plantearon. Costó cerca de 100.000 euros y se adjudicó a la UTE Idom-Cerouno. El Ayuntamiento fijó la vista en la huerta de Las Fuentes, en la que planeó un proyecto con la construcción de más de 10.000 pisos en 130 hectáreas. Con los beneficios se pagarían tanto la muestra floral como los terrenos del soto de Cantalobos y de su entorno.

Fuerte rechazo del pleno

La oposición le dio un 'no' rotundo y, a los pocos minutos (literalmente) de recibir el revolcón del pleno, el PSOE improvisó una solución de urgencia: llevar Expo Paisajes 2014 a Ranillas. La idea duró cuatro días. Belloch renunció a la nueva ubicación y aplazó cualquier decisión hasta después de las elecciones. Había pasado más de un año desde la elección en Dubái y el proyecto seguía sin ubicación, sin financiación comprometida, sin apoyo político y con nulo entusiasmo popular.

A pesar del rechazo explícito del pleno a que se gastara dinero público en el proyecto, el Ayuntamiento siguió trabajando en Expo Paisajes 2014. Los técnicos de la candidatura han viajado los últimos años a un congreso de paisajismo en Budapest, al Eden Project de Gran Bretaña, al congreso de la AIPH en Tailandia, a otro en los Emiratos Árabes Unidos... De las arcas municipales se han pagado facturas de todo tipo relacionadas con la candidatura, como suscripciones a revistas de paisajismo, cartelería, traducciones, impresiones...

Además, se gastaron 5.220 euros para el logotipo de la muestra y 10.300 euros para registrar la marca, 11.800 euros para una página web que apenas tiene información -y que, a día de hoy, sigue anunciando la celebración de la Expo en Zaragoza en 2014-.

Algunas de estas facturas se pagaron con fondos de dos áreas gestionadas por Jerónimo Blasco que poco tienen que ver con la organización de una muestra: Zaragoza Vivienda y Cultura. Esto desató las críticas de la oposición, que llegó a pedir la destitución del consejero municipal. En concreto, la sociedad Zaragoza Cultural asumió alrededor de 30.000 euros de facturas relacionadas con Expo Paisajes, desde un viaje a Londres del propio Blasco y de Francisco Pellicer (responsable técnico del proyecto), hasta gastos vinculados a un congreso de la AIPH.

También levantó polémica la decisión de encargar muchos de estos estudios a dedo a algunos de los colaboradores de Blasco en la Expo del 2008, algo que el responsable de Grandes Proyectos negó rotundamente. Mientras tanto, el Ayuntamiento firmó un convenio con la Universidad por valor de 138.000 euros para rediseñar la orla este de la ciudad, donde se pensaba ubicar la muestra floral. Un equipo trabajó en su elaboración bajo la supervisión del propio Pellicer (que ha estado cobrado 52.000 euros al año por su labor) y del catedrático Javier Monclús.

Las decenas de planos y de estudios se quedarán en un cajón. Habrá que ver qué pasa con la inversión realizada por el Ayuntamiento en el consorcio de la candidatura de los Juegos Olímpicos de 2022 (100.000 euros), cuyo futuro ahora es incierto. El mejor símbolo de las nuevas políticas es la desaparición del área de Grandes Proyectos, suprimida del nuevo organigrama municipal.

Etiquetas