Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

JUZGADOS

El entrenador de fútbol detenido por corrupción de menores ya tenía una condena por abusos

Un juez de Zaragoza dictó una orden de alejamiento que le impedía acercarse a un chaval de 11 años.

Una década vinculado al fútbol base. Cristian P. G. aparece en esta fotografía (el primero por la derecha) junto a Cani y chavales del Vadorrey.
El entrenador de fútbol detenido por corrupción de menores ya tenía una condena por abusos

El entrenador de fútbol base detenido la semana pasada por varios delitos de corrupción de menores y pornografía infantil ya había sido condenado por abusos. De hecho, el Juzgado de lo Penal número 2 de Zaragoza dictó una orden de alejamiento que impedía a Cristian P. G. aproximarse o comunicarse con un chaval de once años, vecino del barrio de Las Fuentes.

Los antecedentes del arrestado, de 31 años, se adjuntaron en el atestado policial que recibió el juez de guardia el pasado viernes, 13 de mayo. El informe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía incluía también una relación del abundante material de carácter pedófilo intervenido en el domicilio del entrenador. Pero no fueron argumentos suficientes para que el magistrado decretara la prisión provisional, que la propia Ley de Enjuiciamiento Criminal califica de medida excepcional.

Según ha podido confirmar este periódico, han sido muchos los equipos y agrupaciones deportivas a las que ha estado vinculado Cristian P. G. durante la última década. En un ficha que él mismo 'colgó' en internet y en la que se anuncia como entrenador «especializado en porteros», recuerda que trabajó con los alevines e infantiles de U. D. Vadorrey durante los años 2002-2003. Tras pasar por las categorías inferiores del Club Burgos, regresó a la capital aragonesa para entrenar a equipos como el Hernán Cortés.

Árbitro y fotógrafo

Además de masajista y representante de jóvenes promesas, el detenido también ha ejercido como árbitro de fútbol base. En su última etapa, se ofrecía para hacer trabajos fotográficos. De hecho, parece que llevaba un tiempo colaborando con el Sala 10, club que cuenta con un equipo en la máxima categoria del fútbol sala nacional.

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía arrestó a Cristian P. G. por utilizar internet y las redes sociales para coaccionar a menores y obligarles a pasarle imágenes en las que aparecían desnudos o practicando sexo. Según fuentes policiales, el detenido también se aprovechaba de su condición de entrenador de fútbol base para recopilar fotos y grabaciones obtenidas en duchas y vestuarios de instalaciones deportivas. Muchas de ellas, de la capital aragonesa.

Las pesquisas se iniciaron en octubre de 2009, a raíz de la denuncia presentada por un adolescente de 14 años al que estaban coaccionando para conseguir material pornográfico. Poco después se conocieron otros dos casos, con hechos prácticamente idénticos. La Policía no descarta que ahora puedan tramitarse nuevas denuncias.

Etiquetas