Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

OBRAS DEL TRANVÍA

El comercio del entorno de Gran Vía toma aire tras 19 meses de obras y decenas de cierres

Los comerciantes ven el futuro con optimismo tras un largo periodo en el que las máquinas y la crisis han provocado una caída de ventas.

El comercio del entorno de Gran Vía toma  aire tras 19 meses de obras y decenas de cierres
El comercio del entorno de Gran Vía toma aire tras 19 meses de obras y decenas de cierres
ESTHER CASAS

Han estado en la primera línea. En el epicentro de las obras del tranvía. Los comercios de Gran Vía han sufrido como ninguno los 19 meses de trabajos y ahora, con las vallas cada vez más lejos y el nuevo medio de transporte cada vez más cerca, comienzan a ver el futuro con optimismo. Sin embargo, varios de ellos se han quedado por el camino: casi diez negocios han cerrado durante este tiempo en plena Gran Vía zaragozana, más de treinta si se amplía el radio a las calles perpendiculares como Laguna de Rins, Doctor Cerrada, Dato, Royo y La Gasca. Aunque muchos locales han encontrado relevo comercial rápidamente, cinco permanecen vacíos en esta céntrica arteria de la ciudad.

Pocos son los que achacan estas bajadas de persiana exclusivamente a las obras del tranvía. Pero también son pocos los que niegan que estos trabajos han actuado como acelerante en un contexto claramente negativo. «Antes de que empezaran las obras teníamos la crisis sobrevolando, en dos años las ventas habían caído mucho y la situación era muy mala. El tranvía nos quitó ese pequeño margen de beneficios que nos quedaba», relata Miguel Ángel Martínez, presidente del sector comercial Royo-La Gasca.

El cierre de negocios ha afectado a locales de todo tipo y condición. En plena Gran Vía, han echado el candado tres tiendas de muebles y complementos para el hogar, dos joyerías, una sucursal bancaria, una agencia de viajes, una tienda de ropa, otra de instalación de equipos médicos... Algunos de ellos abandonaron el negocio; otros, lo trasladaron a zonas cercanas huyendo del ruido y el polvo de las máquinas y, de paso, buscando alquileres algo más baratos. Como ejemplos, La Oca se trasladó al paseo de Pamplona y la joyería Bernad de la Cal, a la avenida de Goya.

Varios de estos locales han sido ocupados casi de inmediato. Así, en los últimos meses han desembarcado en la calle una academia de idiomas, una tienda de ropa, otra de regalos, una óptica... «La zona comercial sigue siendo buena y la gente lo sabe. Algunos de los que se animan a venir llevan un tiempo en el paro y quieren subsistir, porque ganar dinero ahora mismo es complicado...», apunta Martínez.

Pese a ello, los comerciantes notan que en la zona ya hay «otra alegría» a la hora de vender, como comenta Sergio Blanco, dueño de tres negocios entre Gran Vía y Fernando el Católico. Uno de ellos, el A Diario café, lo ha abierto incluso durante las obras. Los empresarios de la zona ya miran con expectación la fecha del 19 de abril, la prevista para la puesta en marcha del tranvía: «El daño que nos han hecho las obras es irreparable, pero creemos que ahora la cosa funcionará bien», dice Blanco. Miguel Ángel Martínez, por su parte, dice ser «muy positivo» y que todo mejorará «con el tranvía funcionando, la primavera, el color en las calles y la gente paseando».

 

En el resto del trazado

Desde la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza (Ecos) se ha hecho un seguimiento intensivo de las obras. En mayo de 2010 realizaron un primer informe en el que cifraron en un 10,37% la caída de la facturación directamente achacable a las obras. Dijeron que en el trazado del tranvía y en las zonas indirectamente afectadas habían cerrado 23 negocios. Cuando concluyan las obras, presentarán un documento más completo.

Sin embargo, cuanto más hacia el sur de la traza se va, menos influencia han tenido las máquinas. Hay trabajos de campo que cifran en cuatro los cierres y en siete los traslados en Fernando el Católico; en Isabel la Católica no se han detectado cierres y en Vía Ibérica, solo uno. En Valdespartera el panorama es radicalmente distinto al de Gran Vía y ya se ha registrado la apertura de diez negocios a lo largo del trazado. En el paseo de Los Olvidados, en el tramo inicial del recorrido del tranvía a lo largo del nuevo barrio, se ha creado una zona comercial muy densa, en comparación con el resto de Valdespartera. Las bajeras están cotizadas y negocios de todo tipo las van ocupando.

(Más información en las páginas de HERALDO DE ARAGÓN)

Etiquetas