Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SANIDAD

El elevado número de consultas vuelve a atascar las Urgencias del Miguel Servet

Los sindicatos afirman que una veintena de pacientes esperaban ayer su ingreso en planta.

Hospital Miguel Servet
Hospital Miguel Servet
ESTHER CASAS

Aunque el umbral de la gripe ha descendido notablemente en las últimas semanas, ayer volvieron a regristrarse ciertos 'atascos' en el servicio de Urgencias del hospital Miguel Servet. En momentos puntuales de la mañana, las tres salas de observación estaban llenas -incluso superando su capacidad-, llegaron a registrarse hasta una docena de camas cruzadas e, incluso, media docena de pacientes esperando en los 'boxes' de los pasillos. En total, había 67 personas entre los que ocupaban las salas -donde se atendía hasta a 24 pacientes, cuando la capacidad límite se sitúa en 21-, y una veintena de ellos estaban pendientes del ingreso en planta, en una espera que en algunos casos se prolongó varias horas.

Fuentes del hospital aseguraron que se había registrado un «flujo elevado de pacientes» pero que en ningún momento se habían colapsado las Urgencias y que las cifras no eran diferentes a las de otras semanas ni otros meses. «Simplemente, es difícil sincronizar el ritmo de entrada y salida de pacientes, por lo que en algunos momentos sí hay pacientes esperando en los pasillos, pero son situaciones que no tardan en resolverse», explicaron.

Fuentes del sindicato de enfermería Satse Aragón, sin embargo, aseguraron que los problemas de los denominados 'pasillos rojos' -pequeños descansillos de los corredores donde se espera a las pruebas y resultados- se deben a una «cuestión de organización», que se solucionaría con una mayor tasa de altas de la unidad de hospitalización, y que estas saturaciones comienzan a ser habituales y ya no son atribuibles a ninguna epidemia concreta. El Servet, como hospital de refencia, soporta una gran presión asistencial, y el pasado mes de enero la Asociación el Defensor del Paciente reclamó en un comunicado a la ministra de Sanidad, Leire Pajín, y a la consejera de Salud, María Luisa Noeno, «que solucionen la situación del servicio».

Entonces, la coincidencia de días de fiesta y el incremento de patologías relacionadas con la bajada de temperaturas pusieron en jaque, por primera vez durante este invierno, las Urgencias. La pasada madrugada una veintena de personas fueron atendidas en los pasillos y, a primera hora de la mañana, hasta 65 estaban pendientes de ingreso en planta.

Etiquetas