Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SUCESOS

Una menor acuchilla a su ex novio, de 17 años, que tenía una orden de alejamiento

Las lesiones fueron leves y la Policía los detuvo a los dos en una vivienda de La Jota.

El suceso ocurrió en este edificio de la calle Isla de Menorca.
Una menor acuchilla a su ex novio, de 17 años, que tenía una orden de alejamiento
O. DUCH

Una pareja de adolescentes fue ayer la protagonista de un episodio de violencia de género que, afortunadamente, se saldó con unas lesiones leves. En esta ocasión, el herido fue el varón, de 17 años, quien se presentó en casa de su ex novia, de tan solo 15, quebrantando de esta forma una orden judicial de alejamiento que pesaba sobre él. La chica, según declaró luego, se defendió al sentirse aterrorizada por las amenazas de muerte que le hizo.

Los hechos se produjeron unos minutos antes de las 12.00 de ayer en un inmueble de la calle Isla de Menorca, en el barrio de La Jota. El joven se presentó en casa de la chica -un piso en el que apenas lleva 15 días viviendo- cuando ella estaba sola. Al parecer, según contó, discutieron, él la amenazó con matarla y ella cogió un cuchillo de sierra en la cocina y le lanzó un golpe que le alcanzó en la parte izquierda del abdomen, donde le hizo un corte de unos 10 centímetros, aparentemente superficial.

Tras la agresión, la chica salió al rellano y, sin dejar de gritar, golpeó en la puerta de una vecina. «Abrí al oír los ruidos y vi a una cría, muy bajita, poca cosa, que, llorando, me dijo: «¡Ayúdeme! ¡Le he acuchillado, le he acuchillado!». Cuando me fijé en que llevaba un cuchillo en la mano, cerré asustada. Luego recapacité y pensé que no la podía dejar así. Llamé al 112 y volví a abrir, pero le dije que primero tenía que darme el arma», explicó la mujer. La joven se lo entregó y le hizo pasar a su casa. Al mismo tiempo, el ex novio permanecía callado, en el mismo rellano y junto al ascensor, con la mano en el abdomen y la camisa manchada de sangre. «Le dije que entrara y, al levantarse la ropa, vi que era un corte aparentemente pequeño. Le eché agua oxigenada y le di una toalla para que se cortara la hemorragia», añadió.

Mientras esperaban a la Policía, la mujer tuvo tiempo de reprocharles su conducta. «Le dije a la chica si le parecía bien resolver sus diferencias así, con cuchillos. Pero ella, que no dejaba de temblar y llorar, me contestó: «Es que ha venido a mi casa y me ha dicho que me iba a matar»», relató.

Pocos minutos después, el edificio se llenó de agentes y se llevaron a los dos jóvenes. Él fue trasladado al Hospital Royo Villanova, detenido por quebrantar una medida judicial, y ella, también arrestada por un delito de lesiones, a las dependencias del Servicio de Atención a la Mujer de la Jefatura.

La vecina que tuvo el coraje y el civismo de asistir a ambos protagonistas de esta historia reconocía un par de horas después que, tras vivir una situación tan tensa, le estaba dando «un bajón» pero que, a pesar de no conocer a la joven de nada, pues acaba de mudarse, se sintió en la obligación de ayudar. «Si todos pasamos de todos, mal vamos», dijo.

Etiquetas