Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El colegio Gascón y Marín vuelve a denunciar la 'lluvia' de objetos en el patio infantil

La asociación de padres iniciará una recogida de firmas para pedir a la Administración medidas efectivas para solucionar el problema.

En el patio de infantil pueden verse varias prendas de ropa interior, cristales y peladuras de fruta.
El colegio Gascón y Marín vuelve a denunciar la 'lluvia' de objetos en el patio infantil
ESTHER CASAS

Docenas de cedés, cepillos de dientes, mondaduras de naranjas, cristales de botella y ropa interior femenina aparecieron desperdigados ayer por la mañana en el patio de infantil del colegio Gascón y Marín, que desde el pasado verano permanece cerrado por esta 'lluvia' de objetos.

Una vez más, y ya van 18, la dirección del centro se personó ayer en la comisaría centro de la Policía Nacional para denunciar unos hechos similares a otros por los que un juez imputó a dos miembros de una familia de la calle de Sancho y Gil, y cuyas ventanas asoman al patio.

Como consecuencia de esta situación, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) ha convocado para el próximo lunes una asamblea extraordinaria con el fin de tratar este tema y comunicarles a los padres los pasos que se han seguido desde junio de 2010, momento en el que comenzaron a aparecer los primeros objetos en el patio del centro.

«Hemos pensado hacer una recogida de firmas de las familias del colegio para pedir una respuesta a la Administración. Queremos que coloquen una red que proteja el patio y que los gastos corran a cargo de la Administración a la que le corresponda», matizan los representantes de los padres.

A finales del pasado año, el Departamento de Educación desestimó los tres posibles diseños que se habían propuesto para proteger el patio porque «no aportaban la seguridad suficiente para el uso de la zona».

Ante la reincidencia en el lanzamiento de objetos, el AMPA decidió personarse como acusación en el procedimiento penal, pero el 15 de febrero, se denegó su solicitud al considerar el juzgado que la asociación de padres «no ostenta la condición de perjudicada».

Mientras continúa el procedimiento penal, los 257 alumnos del centro siguen compartiendo espacio en un patio ya de por si pequeño. «En un primer momento decidimos sacar a los niños a diferentes horas, pero el claustro consideró que había más inconvenientes que problemas y ahora comparten el mismo espacio a la misma hora. Afortunadamente, no se ha registrado ningún problema gracias a la voluntad de los más mayores que protegen a los de infantil», matiza la directora del centro Marisa Gomollón.

Etiquetas