Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

OPERACIÓN MOLINOS

Juzgado por insultar y amenazar a un imputado en el caso de La Muela

Un vecino de El Vergel lo zarandeó porque le hace responsable de no tener luz en su urbanización.

Pablo G. A. fue juzgado ayer en La Almunia de Doña Godina acusado de una falta de injurias, otra de amenazas y otra de maltrato de obra de las que fue víctima Vicente Rodrigo López, constructor, dueño del Hotel Altovento y uno de los imputados en la presunta trama de corrupción urbanística de La Muela.

Según se puso de manifiesto en la vista oral, celebrada por Alfredo Lajusticia -que instruye la presunta trama- y en la que estuvo también presente Victoria Esponera -fiscal del caso-, Pablo G. A. es un vecino de la urbanización El Vergel situada en La Muela, que el pasado 23 de noviembre insultó, zarandeó y amenazó a Vicente Rodrigo en la puerta de su hotel.

Ese día, como ya había ocurrido en otras ocasiones, varios vecinos de la urbanización abuchearon e insultaron a Rodrigo por que le hacen responsable de no tener luz en la urbanización que él construyó y en la que viven desde 2007. Una vez que cesaron los gritos, Pablo G. A. volvió y lo enganchó de la solapa al tiempo que le decía: «Sinvergüenza, como no se arregle esto ya veremos como termina». Por estos hechos, el letrado de Rodrigo, Rafael Ariza, le pide tres multas de 300 euros.

Durante la vista, el constructor intentó explicar al juez que los vecinos tienen luz gracias a que desde el año 2007 se la está facilitando él mismo con un generador que está pagando de su propio bolsillo y que le cuesta 25.000 euros al mes. También relató que los pisos tienen cédula de habitabilidad y que la obra fue recepcionada por el Ayuntamiento de La Muela y que constan las firmas tanto del arquitecto municipal, como del interventor y de la junta de compensación. La única firma que falta es la de la concejalía de Urbanismo o, en su defecto, la de la alcaldesa, María Victoria Pinilla, y parece que no quieren estamparla.

«La ausencia de esa firma impide que se pueda suministrar la electricidad y el agua de la red y, además, es la excusa para que el Ayuntamiento diga que no ha recibido la obra y están echando la culpa a mi cliente», explicó el letrado. En la causa de La Muela, Rodrigo está imputado por cohecho y varios delitos fiscales.

Etiquetas