Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

INSTALACIONES MUNICIPALES

El PSOE se queda solo con su plan para gestionar las piscinas de los barrios de Calatayud

El PAR, su socio, solicitó la retirada de la propuesta. No son las primeras disensiones en el gobierno, que está en minoría.

El PSOE de Calatayud se ha vuelto a quedar solo al no contar con el apoyo del PAR, su socio de gobierno. Ayer se vio obligado a retirar los pliegos de las condiciones que iban a regir la gestión y prestación de algunos servicios en los barrios rurales de Embid de la Ribera, Torres y Huérmeda, así como las piscinas de estas tres pedanías y del barrio urbano de San Antonio. En la comisión de Hacienda, tanto el PP como la concejala sin adscripción María Amor Muñoz rechazaron la propuesta de la delegación de Barrios, al frente de la que está el socialista Federico Llorens.

Tampoco CHA compartió algunos aspectos recogidos en los pliegos, pero por razones diferentes a las que esgrimían el PP y Muñoz, que presentaron algunas modificaciones para que se tomasen en consideración. Entonces el PAR solicitó que se dejase este asunto sin votar para volverlo a estudiar y al PSOE no le quedó otra alternativa al quedarse en minoría.

Hasta ahora, de las piscinas se hacían cargo las asociaciones de vecinos de los barrios por medio de convenios con el Ayuntamiento. Los socialistas quieren adjudicar la explotación a través de un procedimiento negociado.

El concejal popular José Manuel Jimeno pidió que se puntuase la experiencia en esta gestión para favorecer a las asociaciones. La edil Maria Amor Muñoz recordó que las piscinas se construyeron para que se hicieran cargo de ellas los vecinos, por eso exigió que en las cláusulas para la piscina de San Antonio se incluyese que «tenían que acceder solo asociaciones sin ánimo de lucro».

Fernando Anglada, de CHA, cree que las instalaciones debe gestionarlas personal municipal. Por su parte, Llorens insistió en que según las plicas, también las asociaciones podían concurrir, pero «no se pueden primar» y añadió que «no se cometerá una ilegalidad», refiriéndose a la Ley de Contratos del Estado.

El aragonesista José Luís Frisa manifestó que, ante la divergencia de criterios, «se precisa un debate» y opinó que puesto que hasta ahora se ha funcionado con las asociaciones, y con apenas coste para el Consistorio, quizá habría que estudiar que ese siga siendo el sistema.

Según Frisa, que el PAR pidiera que se paralizara el asunto no debe achacarse a la falta de sintonía con su socio. «Hasta ahora han sido más los puntos de acuerdo que las divergencias», dijo. El alcalde, el socialista Víctor Ruiz, resto importancia a los hechos y afirmó: «Me hubiera molestado si el PAR hubiese votado en contra, pero pidió la retirada», aunque a la vez apuntó que «en la legislatura el PSOE no ha roto la disciplina de voto con su socio de gobierno y ha estado siempre con él».

Precedentes

Lo ocurrido ayer ya se vivió hace un año al plantear los socialistas el fin del contrato con la guardería de Pequeayud. No tuvieron el apoyo de los aragonesistas y se echaron atrás. Y hace dos semanas, en la comisión de gobierno, el PSOE fue el único que apoyó la instalación de un parque eólico en la Sierra de Valdevicor. Otro ejemplo tuvo lugar en 2008 cuando la construcción de la estación de autobuses en Margarita salió con la abstención de los socialistas y el apoyo del PAR y el PP.

No obstante, el equipo de gobierno ha salvado la minoría que sufre gracias al voto de la concejala María Amor Muñoz, que se sitúa con el PAR. Así ocurrió en las votaciones de los dos últimos presupuestos municipales.

Etiquetas