Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

NORMATIVA DE LAS FIESTAS

La DGA logra adaptar la ley de espectáculos para que en las vaquillas solo haya un médico

La normativa que aprueba hoy el Consejo de Gobierno exigirá un facultativo y un asistente y no hará falta que sea cirujano.

Un médico y un ATS, nada de dos facultativos, uno de ellos cirujano o traumatólogo, en las vaquillas. El Gobierno aragonés aprueba hoy la modificación de la ley reguladora de los espectáculos públicos en lo relativo a festejos taurinos populares. Es la salida jurídica que ha encontrado la DGA ante la sentencia que instaba a disponer de dos licenciados en Medicina. Una medida restrictiva que ponía en serio riesgo la continuidad de estos actos tan arraigados en los pueblos.

Según ha podido saber este periódico, el Consejo de Gobierno autonómico va a anunciar que introduce cambios en la Ley 11/2005 reguladora de los espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos de la Comunidad. Incorpora una disposición adicional cuarta que, en su tercer punto, dice lo siguiente: el equipo médico básico de los festejos taurinos populares «estará constituido por un médico y un ayudante técnico sanitario o diplomado universitario en Enfermería». La decisión, apoyada en la normativa estatal, sigue la línea de lo estipulado por el Ejecutivo en un decreto de abril de 2010 para regular las instalaciones sanitarias y los servicios médico-quirúrgicos en los espectáculos taurinos.

Ese decreto, en lo relativo a vaquillas, fue anulado por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) en un fallo que daba la razón a la queja planteada por la Federación Aragonesa de Sindicatos y Asociaciones de Médicos Titulares y de Atención Primaria (Fasamet). Los argumentos del sindicato, que también recurrió un decreto similar de 2001, ya fueron estimados por el Alto Tribunal e incluso el Supremo.

Eso sí, en la nueva normativa, la DGA incorpora un matiz nada desdeñable: en determinados casos sí habrá más de un médico. «Excepcionalmente, y atendiendo a las peculiaridades del festejo a celebrar, como pudieran ser el recorrido o espacio en que se desarrolle o el número de participantes en el mismo, el órgano administrativo competente para otorgar la autorización podrá exigir un equipo médico con mayor número de profesionales sanitarios y medios de evacuación de posibles heridos para garantizar una adecuada prevención y asistencia sanitaria», expone el documento oficial.

El proyecto deberá ser refrendado por las Cortes de Aragón. Al parecer se han producido contactos entre los grupos y ya habría algún tipo de acuerdo.

La sentencia del TSJA suscitó controversia y pronto los pueblos, por medio de la Federación Aragonesa de Municipios Comarcas y Provincias (Famcp), abordaron la problemática con Política Territorial. El propio consejero, Rogelio Silva, admitió que en algunas épocas del año no habría médicos suficientes para cubrir el elevado número de festejos programados por el conjunto de Aragón. De ahí que los servicios jurídicos de la DGA estudiaran una alternativa con la que asegurar la continuidad de las vaquillas. La solución ha llegado.

Etiquetas