Despliega el menú
Zaragoza

La línea 45 de Zaragoza desaparecerá

Los trazados de la 20, 30 y 40 acabarán frente al Paraninfo, mientras que la 53 lo hará en la plaza del Emperador Carlos V.La 35 y la C5 se ampliarán para cubrir Universidad y Casablanca.

Haga click para ampliar el plano
La línea 45 desaparecerá y otras seis sufrirán cambios o recortes con la llegada del tranvía
HA

El equipo de gobierno municipal PSOE-PAR quiere cerrar contrarreloj la reordenación del transporte público para evitar que los autobuses y el tranvía circulen en paralelo. La propuesta de Servicios Públicos, ya transmitida a las asociaciones vecinales, pasa por suprimir la línea 45 y recortar o modificar los trazados de otras seis líneas. De esta forma, por el eje del tranvía no pasarán autobuses y los vecinos tendrán que acostumbrarse a los trasbordos, ya sea en el entorno del Paraninfo o en la plaza del Emperador Carlos V. En total, se suprimirán más de 30 kilómetros de recorridos de autobús.

Los cambios no se harán de golpe, nada más se inaugure el tranvía, sino que compartirán trazado durante un tiempo para evitar que cualquier incidencia en el inicio de explotación del nuevo medio de transporte deje a media ciudad sin servicio público. La inauguración está prevista a lo largo del mes de abril.

La base de los cambios está recogida en un amplio estudio de reordenación de la red de Tuzsa encargado a la consultora especializada ETT, que entregó el trabajo en el último trimestre del año pasado. La concejala de Servicios Públicos del Consistorio, Carmen Dueso, ha iniciado una ronda de contactos con entidades vecinales y continuará ahora con los grupos políticos para consensuar el esquema final.

La propuesta plantea la supresión de la línea 45 (Santa Isabel-Casablanca), ya que se solapa en parte con el tranvía y con el trazado de la línea 32. No obstante, los vecinos de Santa Isabel y de parte de la avenida de Cataluña estarán obligados a hacer a pie el tramo desde el Coso (donde les dejará el 32) hasta Gran Vía (de donde partirá provisionalmente el tranvía) para continuar el trayecto, por ejemplo, hasta el hospital Miguel Servet. Este problema se solventará cuando el nuevo medio de transporte complete su recorrido por Independencia y el Coso.

El punto neurálgico de las comunicaciones de la ciudad será a partir de ahora la plaza de Aragón. Allí acabarán las líneas de bus 20, 30 y 40, por lo que los usuarios solo deberán cruzar el semáforo del Paraninfo para subirse al tranvía en Gran Vía, a la altura de Caser, en la confluencia, para llegar al sur de la ciudad, hasta Valdespartera. Los itinerarios de la 20 y la 30 quedarán reducidos casi a la mitad (en el primer caso, de 18,5 kilómetros pasará a tener menos de 10 y en el segundo, de 14 kilómetros a unos 7), mientras que la 40 se mantendrá con cerca de 8,5 de sus 15 kilómetros de recorrido.

Algo parecido se pretende hacer con la 53, pero en este caso se cortará el trazado en la plaza del Emperador Carlos V para evitar 'invadir' el eje del tranvía. Los viajeros deberán hacer trasbordo para seguir hacia el Centro. Y bien lo podrán hacer en el tranvía o recurriendo a la línea 35, para llegar, como en la actualidad, a la puerta del Carmen. En este caso, se suprimirán 3,5 de sus 16 kilómetros si se consulta el mapa de Google Earth.

La línea 35 será la que sufra una mayor transformación. Para empezar, pasará a circular por el eje de la avenida de Navarra y se ampliará hasta el Seminario para cubrir el nuevo complejo administrativo municipal y atender directamente a los vecinos de la Romareda y, de forma colateral, a los de Vía Hispanidad. De hecho, asumirá parte del trazado final del 40.

Combinación de itinerarios

La circular C5 también se ampliará. Los vecinos de la Fuente de la Junquera seguirán contando con su autobús, pero su trazado ya no llegará hasta la plaza del Emperador porque dará la vuelta en la plaza de Toulouse. El objetivo es que a partir de ese punto se encamine hacia el polígono Argualas, hasta donde llegan ahora los autobuses de la línea 20. De esta forma, no quedará desasistida una de las zonas de Casablanca y ningunos de los actuales usuarios de ambas líneas se verán perjudicados, ya que contarán con paradas en Vía Ibérica para conectar directamente con el tranvía.

Etiquetas