Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EMPRESAS

Wrigley dona sus instalaciones de Tarazona al Ayuntamiento

El terreno y las naves de la multinacional, que cerró a finales de 2009, están valoradas en seis millones de euros.

La fachada de las instalaciones de Wrigley.
Wrigley dona sus instalaciones de Tarazona al Ayuntamiento
NORA BERMEJO

La multinacional Wrigley, que cerró en Tarazona a finales de 2009, ha donado al Ayuntamiento todas sus instalaciones en el municipio, un terreno con varias naves cuya superficie total asciende a 27.000 metros cuadrados y que está valorado en seis millones de euros. El alcalde, Luis María Beamonte (PP), firmó ayer mismo toda la operación ante notario, con lo que el patrimonio municipal ha aumentado de forma considerable.

«Hemos conseguido que se ceda al Ayuntamiento sin condición alguna, lo que fortalece la situación patrimonial de manera importante y espero que lo que se ha producido hoy -por ayer- sea en beneficio de todos», apuntó Beamonte.

La planta de Wrigley, dedicada a la fabricación de caramelos y chicles, abandonó su producción hace poco más de un año, dejando sin trabajo a 160 personas. «Cuando se anunció el cierre mi empeño personal fue la continuidad de la empresa y hubo numerosas reuniones con los responsables de la compañía para estudiar que siguiera en la ciudad o alternativas con otras empresas del sector», recordó el primer edil turiasonense.

Los contactos por intentar mantener los puestos de trabajo no dieron sus frutos y la fábrica cesó su actividad. «El escenario cambió y los responsables de Wrigley eran conscientes de que ese suelo les podría crear algún inconveniente, ya que conmigo como alcalde se iba a bloquear cualquier tipo de posibilidad de desarrollo de ese suelo», señaló. En ese sentido, remarcó que que quería evitar cualquier «operación de venta o especulación».

Cesión sin contraprestaciones

Tras meses de negociaciones, el Consistorio ha conseguido la cesión de las instalaciones sin nada a cambio, según insistió su máximo responsable. En cuanto a la calificación urbanística, se trata en gran parte de suelo industrial, pero el alcalde no descartó un cambio en el planeamiento si fuera necesario.

Beamonte prefirió ser cauto a la hora de hablar de los futuros usos del suelo. «Habrá que consensuarlo porque es algo que trasciende de este mandato y hemos de tener las cosas claras entre todos», señaló el popular. Aunque ideas no le faltan, como la de concentrar servicios como almacenes municipales, Brigada, Medio Ambiente o Policía Local.

Otra opción pasaría por ubicar a colectivos «que precisan instalaciones adecuadas por su carácter y que prestan labores de servicio público, como Cruz Roja o Protección Civil», en palabras del regidor. También se estudia si en la zona se podría habilitar un aparcamiento público, lo que aliviaría determinados lugares del entorno, o un área con viviendas protegidas.

El dirigente del PP aprovechó para decir que su «sueño» sería que los terrenos de la antigua fábrica textil también pasasen a ser de propiedad municipal, ya que «la ciudad solucionaría problemas de infraestructura, aparcamiento, movilidad y supondría el saneamiento casi definitivo de la economía».

Las instalaciones ahora cedidas abrieron sus puertas en 1846 como la fosforera del Carmen, que llegó a ser una de las más importantes del sector en España. Ya en 1992 empezaron a utilizarse para la elaboración de caramelos 'Viuda de Solano'.

Etiquetas