Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EL BURGO DE EBRO

Los bomberos necesitaron más de 12 horas para controlar el fuego en el almacén de Saica

Los empleados de la papelera trabajaron ayer con normalidad, pero fue preciso enfriar toneladas de material quemado.

Doce horas y 25 minutos. Ese fue el tiempo que se prolongó la intervención de los bomberos para poner fin al incendio en un almacén de la empresa Saica. En el fuego, originado por causas indeterminadas el domingo por la tarde, ardieron cerca de 1.000 toneladas de papel. A pesar de la aparatosidad del suceso (la columna de humo podía verse a kilómetros de distancia), la actividad en las instalaciones de El Burgo de Ebro se desarrolló ayer con normalidad.

Los trabajos resultaron laboriosos, ya que había que extinguir las llamas y posteriormente enfriar las toneladas de papel ante el riesgo de que el fuego se reavivara. Al lugar acudieron seis vehículos autobomba, que fueron conectados a la red de la papelera. También actuaron bomberos de los parques de La Almunia, Caspe y Cariñena.

José Manuel Barroso, director de la fábrica, indicó que la incidencia provocó el mismo domingo la interrupción de dos líneas de producción al ser necesario el empleo de las máquinas para retirar el papel. Preguntado por cómo podía haberse generado el incendio, Barroso comentó que «será muy difícil averiguarlo». Quizá lo originó la presencia de un objeto o de materia orgánica descompuesta. El fuego no fue a más debido a la red de celdas del almacén de papel recuperado, separado por compartimentos.

En el almacén afectado trabajan entre ocho y diez personas de los 350 empleados de la fábrica ubicada en el municipio zaragozano. Alberto Gálvez, delegado sindical de UGT, informó de que al día se consumen 5.000 toneladas de papel, por lo que el domingo se quemó la quinta parte de la producción. Añadió que los directivos y ténicos de Saica han formado una comisión de investigación.

Etiquetas