Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

MOVIMIENTO OKUPA

Los okupas limpian la cárcel de Torrero y se blindan ante un desalojo

Una decena de okupas recuperaron ayer la iniciativa del Centro Social Kike Mur, después del desalojo policial del pasado jueves.

Vecinos de Torrero esperan que los okupas abran la cárcel.
Los okupas limpian la cárcel de Torrero y se blindan ante un desalojo
OLIVER DUCH

A dos velas y bajo cero, pero varios okupas pasaron la primera noche en la cárcel de Torrero, limpiándola y blindándose, para evitar otro desalojo policial, como el del pasado jueves. Encontraron que las tomas de luz y de agua que arreglaron fueron cortadas. Las actividades culturales que hacían desde la ocupación del 20 de octubre como clases de guitarra e inglés, unas jornadas anticarcelarias, cine o las chocolatadas se paralizaron.

Los vecinos de Torrero acudieron ayer a visitarlos por la plaza de la Memoria Histórica para ver cómo quedaron las habitaciones preparadas para el Centro Social Kike Mur, el antiguo piso del director del centro penitenciario. «Entramos a sanear y ayudarles, pero la Policía o las brigadas municipales se han dedicado a destrozar lo que hicimos los vecinos para el centro social», explicó Javier Sierra, de la Asociación Cultural El Cantero de Torrero. «No son okupas punkies del botellón sino gente que genera acción cultural», apuntó Isabel Sáenz.

La asamblea de los okupas ha optado por no hacer declaraciones a los medios de comunicación, ni permitir fotos o imágenes en el interior, aunque dejaron pasar a un redactor. En el patio interior, utilizaron un grupo electrógeno para usar un soplete y sellar la puerta de la avenida de América. En el piso superior, se veían los destrozos en habitaciones, un baño y una cocina, que fueron acondicionados para poder pernoctar con dos estufas y luz eléctrica.

El proyecto de rehabilitación y reconversión del edificio neomudejar protegido como un centro cultural vecinal sigue olvidado con la crisis. Manuel Gregorio, un vecino que se acerca con un perro, se manifestó sobre los okupas de la cárcel: «No hacen mal. Ayudan a los chicos al inglés y esto no se utiliza. Pueden ir otro día a entrar en la fábrica de harinas, que también está abandonada».

Etiquetas