Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

VANDALISMO

Los pocos pirómanos juzgados por quemar contenedores consiguen evitar la prisión

Los jueces han reducido condenas porque los depósitos eran de FCC y no del AyuntamientoCuando se incendian bienes públicos las penas pueden alcanzar los 5 años.

Los pocos pirómanos juzgados por quemar contenedores consiguen evitar la prisión
Los pocos pirómanos juzgados por quemar contenedores consiguen evitar la prisión
ESTHER CASAS

Pocos han sido los pirómanos detenidos por la quema de contenedores en Zaragoza. Pero todavía menos los que han pisado la prisión. Durante el año pasado se incendiaron casi medio millar de depósitos, pero solo se logró detener a ocho personas. La falta de pruebas y testigos acarrea en muchos casos el archivo de las diligencias. Y cuando la instrucción sigue adelante y se termina señalando juicio, las penas suelen ser inferiores a los dos años, lo que permite a los pirómanos solicitar la suspensión de condena y evitar el ingreso en prisión. Así ha sucedido al menos en los dos últimos juicios celebrados en la capital aragonesa.

El Código Penal castiga con multas de seis a 24 meses a aquellos que sean acusados de causar daños que excedan los 400 euros. Sin embargo, también contempla penas de prisión para los casos más graves. Y como tal se entienden aquellos daños que afecten a bienes de dominio o uso público o comunal. En tal caso, sobre los pirómanos pueden recaer condenas de entre uno y tres años de prisión. Pero el legislador todavía va más lejos, y prevé internamientos de entre tres y cinco años para quienes causen esos daños mediante un incendio.

A priori, los contenedores deberían incluirse en la categoría de bienes públicos, lo que permitiría a los fiscales solicitar penas de hasta cinco años de prisión en los casos más graves. Es decir, en aquellos que llega a ponerse en peligro la vida de los vecinos. Por ejemplo, cuando las llamas terminan alcanzando las fachadas de sus viviendas o el humo se cuela por sus ventanas causando intoxicaciones. Sin embargo, el hecho de que sea la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) la que se encarga de la limpieza pública en Zaragoza ha permitido a varios pirómanos conseguir una sentencia mucho más beneficiosa. Porque sus abogados han alegado que la propietaria de los depósitos quemados era precisamente esta empresa y no el Consistorio. De esta forma, logran evitar el tipo agravado.

A la espera de juicio

Hace ahora un año, un juez decretó prisión provisional para un joven zaragozano de 25 años, a quien se relacionó con la quema de 38 contenedores entre abril de 2008 y enero de 2010. Aunque pasó varios meses entre rejas, el presunto pirómano está ya en la calle, a la espera de ser juzgado. Sin embargo, la vista podría demorarse todavía algún tiempo, puesto que las diligencias siguen abiertas. Los incendios que se le imputan causaron importantes daños: no solo por la gran cantidad de depósitos arrasados, sino también por el elevado número de vehículos y bienes particulares afectados. El Ayuntamiento y el resto de perjudicados están valorando ahora esos gastos, trámite previo e imprescindible para la celebración del juicio.

La Policía, mientras, sigue intentando poner freno a la incesante quema de depósitos. En lo que va de mes, casi una treintena han sido ya pasto de las llamas.

Los Bomberos impiden que arda otro contenedor en la avenida de Navarra. La rápida actuación de los Bomberos evitó que ayer ardiera otro contenedor de papel, ubicado frente al número 22 de la avenida de Navarra. El fuego se declaró sobre las 16.30, pero se logró llenar el depósito de espuma antes de que prendiera.

Etiquetas