Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CARRETERAS

La mitad de la Ronda Norte estrenará su tercer carril y nuevos accesos en un mes

Fomento prevé poner en servicio la ampliación de la Z-40 por sus extremos, entre Plaza y Ranillas y de Santa Isabel a Malpica.

El Ministerio de Fomento abrirá la mitad de la ampliación de la Ronda Norte el próximo mes, lo que permitirá retirar las barreras de hormigón que se habían convertido en un peligro para la circulación. La previsión es estrenar el tercer carril y los nuevos accesos a la ciudad (las denominadas vías colectoras) en ambos extremos de la Z-40, entre la plataforma logística y el enlace de Ranillas y de Santa Isabel a Malpica. No obstante, la velocidad seguirá limitada a 80 km/h porque los carriles seguirán estrechados hasta la primavera, cuando se pueda asfaltar la última capa de aglomerado y pintar la nueva señalización horizontal.

La siguiente mejora llegará para mayo, cuando se ponga en servicio el nuevo enlace de la carretera de Huesca y la ampliación en los tramos comprendidos entre Ranillas y la A-23 y entre el tercer cinturón y Santa Isabel.

El recorte presupuestario de Fomento impedirá, sin embargo, rematar la mejora y habrá que esperar hasta el año que viene para verla terminada. Hasta entonces quedarán pendientes trabajos menores a lo largo de los 18,6 kilómetros de la infraestructura y faltará por acometer un pequeño sector en el que ni siquiera se ha empezado a trabajar, entre la A-23 y la Z-30. En ninguno de los casos tendrá afecciones al tráfico.

Decenas de operarios trabajan en la actualidad en el ensanchamiento del tronco central de la Ronda Norte, sobre la autopista y la autovía de Logroño, y que está obligando a cortar por fases los ramales de acceso. En ese punto también se ha levantado un nuevo viaducto, parcialmente en servicio para acceder a la ciudad por el Portillo y que solo está pendiente de tender sobre las vías del tren. En total, las nuevas estructuras, unidas con terraplenes, suman 324 metros en ese nudo.

La mejora será sustancial no solo en capacidad sino en seguridad, ya que los nuevos enlaces construidos con la A-68 y AP-68 evitarán el peligroso stop que existía para incorporarse a la Ronda Nortes, así como el cruce de vehículos que acceden y salen de la circunvalación.

A ambos lados del tronco central de la Z-40 habrá vías colectoras a lo largo de 2,5 kilómetros, con los que se diferenciará el tráfico de paso con el de acceso a la ciudad. Y lo mismo se está rematando a lo largo de la circunvalación.

Otro de los puntos críticos es la mejora del nudo con la carretera de Huesca, que ha supuesto la construcción de un paso bajo la Ronda Norte de 60 metros y un viaducto de 70 metros para salvar un ramal de la A-23. Las estructuras se quedaron a medio hacer el pasado verano, cuando el Ministerio paralizó casi la totalidad de las obras de Aragón y que luego retomó al ralentí.

El último pago, en 2013

Fomento debería haber terminado la infraestructura este año, para lo que preveía abonar la última partida (16,65 millones) dentro de una partida plurianual que asciende a 148 millones. Sin embargo, el recorte llevó a retrasar los pagos y con ellos los plazos. En el caso de la Ronda Norte, las últimas facturas se abonarán en 2013 (prevé pagar 20 millones en 2011, 31,5 en 2012 y 4,4 en 2013).

Etiquetas