Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ACCIDENTE MORTAL

Cárcel por ir en moto ebrio y drogado y causar la muerte de un amigo

Condenan a dos años y medio al motorista pero rebajan la indemnización a la familia del acompañante porque este sabía que el conductor había bebido.

El Juzgado de lo Penal número 7 ha condenado a José Carlos Casasnovas Felipe a dos años y medio de prisión por conducir su motocicleta en estado ebrio, drogado y con exceso de velocidad y causar la muerte de Ángel A. T. de 45 años, que viajaba con él cuando tuvo un accidente en Cadrete. También le priva durante tres años del carné de conducir y le condena a indemnizar a los cinco hermanos de la víctima con un total de 35.537 euros.

Esta cantidad ha sido rebajada en un 25%, puesto que -como pidió el letrado de la aseguradora, Carlos Sánchez Noailles- el juez considera que existe una "concurrencia de culpas" en la actuación de la víctima. Es decir, entiende que el acompañante sabía que José Carlos Casasnovas iba en estado de embriaguez y, aún así, permitió que condujese y se montó como pasajero en la moto. También aceptó ponerse un casco no homologado y, según la autopsia, la principal causa de la muerte fue la afectación del encéfalo.

El fiscal pedía tres años de cárcel y el abogado de la acusación, Emiliano Berges, dos y medio. La sentencia considera probado que el acusado, a las 0.45 del 7 de mayo de 2008, tras haber ingerido bebidas alcohólicas y drogas que mermaban notoriamente sus capacidades psicofísicas, cogió su motocicleta Honda 1.100 y la condujo por la carretera N-330, entre María de Huerva y Cadrete. Con él viajaba Ángel A. T., que también había bebido y tomado cocaína y cannabis, según los forenses.

Al llegar al punto kilométrico 482,100, tras una larga recta con perfecta visibilidad, llegó a una rotonda con exceso de velocidad y al activar el freno delantero con demasiada presión, hizo que la motocicleta se elevara por la parte trasera y el acompañante saliera despedido y se golpease la cabeza contra un bordillo de cemento y después contra una señal vertical. La muerte de Ángel A. T. se produjo en el acto y José Carlos Casasnovas sufrió heridas graves.

El juez relata en su sentencia que la cuestión más controvertida en este asunto era saber quién conducía la motocicleta, pues el acusado dijo en su defensa, en la que le asistió el letrado Javier Notivoli, que quien la pilotaba era el fallecido. Sin embargo, el informe de la Guardia Civil, además de recordar que la moto estaba a nombre del acusado, que la víctima no tenía carné para llevarla y que el casco homologado lo llevaba Casasnovas, concluyó que, tal y como quedaron los cuerpos, quien conducía era el acusado.

Etiquetas