Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

VALDEJALÓN/COMUNIDAD DE CALATAYUD

Medio Ambiente aprueba las mejoras que encarecerán Mularroya casi un 20%

Las obras no se han parado, aunque aún está pendiente la autorización del gasto.

La Confederación ya ha invertido en las obras de Mularroya más de 20 millones de euros.
Medio Ambiente aprueba las mejoras que encarecerán Mularroya casi un 20%
OLIVER DUCH

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ha aprobado las mejoras introducidos por la CHE en el proyecto del embalse de Mularroya. A pesar de que esas modificaciones encarecerán las obras casi un 20% -el presupuesto total pasará de 129 a más de 150 millones de euros-, la Dirección General del Agua considera que los cambios planteados por la Confederación están justificados al tratarse de actuaciones encaminadas a reducir los impactos ambientales, aumentar la seguridad de los trabajadores y resolver algunos problemas detectados durante la construcción de la presa.

La noticia ha tranquilizado a los regantes del Jalón, que temían que los trabajos tuvieran que paralizarse e incluso que el Ministerio decidiera repetir la evaluación de impacto ambiental del proyecto. No obstante, las actuaciones aprobadas por Medio Ambiente todavía están pendientes de la correspondiente autorización de gasto. Si se demorara mucho, ese trámite podría volver a comprometer el ritmo de las obras, pero los futuros usuarios del embalse confían en que se resuelva en cuestión de semanas.

Fuentes de la CHE confirmaron ayer “la aprobación técnica” del modificado de proyecto tramitado por el organismo de cuenca. Las mismas fuentes explicaron que ahora será el Consejo de Ministros quien dé el visto bueno definitivo a las mejoras solicitadas por las empresas adjudicatarias -Acciona y Sacyr-.

Los cambios

Una de las modificaciones consistirá en cambiar el sistema de excavación del túnel de 13 kilómetros que abastecerá el embalse trasvasando caudales del Jalón al cauce del río Grío. En lugar de hacerse mediante voladuras, se construirá con una tuneladora, lo que reducirá sensiblemente los riesgos para los obreros.

Además, una inestabilidad en la ladera izquierda de la presa ha obligado a mover el aliviadero, que pasará a asentarse sobre la margen derecha del pantano reduciendo también los impactos.

En esa misma línea, la necesidad de minimizar las afecciones ambientales ha llevado a la CHE a reducir el trazado de una de las variantes de carretera previstas y a modificar la composición del núcleo de la presa para permitir que pueda formarse con materiales extraídos del fondo del embalse -así no se tendrán que transportar desde más lejos-.

Esos cambios y otros de menor entidad encarecerán el presupuesto del embalse en unos 20 millones de euros. No obstante, ese incremento del coste no llegará -por poco- al 20% de la cantidad prevista inicialmente, lo que permite aprobar el modificado de proyecto sin necesidad de que se pronuncien el Consejo de Estado y el de Obras Públicas.

El Ministerio ha considerado que tampoco hace falta repetir la declaración de impacto ambiental. Sin embargo, la tardanza de la Dirección General del Agua en autorizar los cambios planteados por la CHE despertó una gran inquietud en los regantes, que temían que las obras de Mularroya se encontraran con un cuello de botella similar al que bloquea el recrecimiento de Yesa -llegados a un punto, los trabajos no podrían continuar sin verse afectados por las modificaciones previstas-.

Hay que recordar que una sentencia de la Audiencia Nacional anuló la declaración de impacto ambiental, el proyecto y el anteproyecto del embalse de Mularroya, lo que acentuó la preocupación de los regantes. El fallo está recurrido ante el Tribunal Supremo.

Etiquetas