Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Condenados a 18 años por secuestrar a un amigo y encerrarlo tres días en un maletero

Los acusados, de origen marroquí, vivían en Caspe y pidieron un rescate de 3.200 euros a la familia de la víctima.

Uno de los procesados, el pasado 22 de diciembre, cuando se celebró el juicio en la Audiencia de Zaragoza.
Condenados a 18 años por secuestrar a un amigo y encerrarlo tres días en un maletero
LAX

Atado de pies y manos y encerrado en el maletero de un coche. Así pasó un joven marroquí tres días, mientras cuatro compatriotas trataban de conseguir un rescate de 3.200 euros por su liberación. La Policía logró frustrar sus planes y detuvo a los cuatro secuestradores antes de que cobraran el dinero. Ahora, la Audiencia de Zaragoza les ha condenado a penas que suman 18 años de cárcel.

Acusados y víctima vivían en Caspe e incluso eran amigos. De hecho, habían pasado juntos la tarde del 3 octubre de 2009, fecha en que se produjo el secuestro. Según recoge la sentencia, los primeros propusieron al joven desplazarse a casa de un amigo en Maella, y este aceptó. Sin embargo, a mitad de camino, el conductor cambió de ruta.

"Pasado Chiprana, se metieron por unos caminos y empecé a pensar que algo iba mal", relató el secuestrado en el juicio. "Pararon en un descampado y me dijeron que tenía que entregarles 3.000 euros -añadió-. Enseguida empezaron a darme golpes y puñetazos. Después, me ataron y me metieron en el maletero".

El tribunal ha dado por buena su versión de los hechos. Concreta, incluso, que uno de los procesados, Mimoune El Iysaouy, le pegó un puñetazo en un ojo con un objeto metálico. Otro de los acusados, Ali Lakhal, utilizó un cuchillo para intimidarle. Mientras, el hermano de este último, de nombre Ahmed, se dedicó a inmovilizarle. Entre los tres, dice el fallo, "le propinaron golpes y patadas, para finalmente introducirlo en el maletero". En el secuestro participó también El Ayd El Iysaouy.

Según manifestó la víctima, pasó tres días dentro del vehículo, y solo lo sacaron una vez "para limpiar el coche". Sin embargo, durante ese tiempo, sus captores le pusieron al teléfono para que hablara con su madre -primero- y su cuñado -después-. "Querían que consiguiera el dinero que me exigían", declaró el joven marroquí.

La versión de los acusados fue muy distinta. De hecho, aseguraban que el denunciante y ellos habían pergeñado un plan "de mutuo acuerdo" para conseguir el dinero. "Nos debía ese dinero, porque se lo prestamos para que saldara una deuda de drogas", explicó uno de los procesados durante la vista. "Nunca fue un secuestro, fue todo un engaño para que su cuñado trajera el dinero", añadió. Pero el tribunal no ha dado ninguna credibilidad a los acusados, que están en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos.

Rebajan las penas

El 5 de octubre, los secuestradores quedaron con el cuñado de la víctima en la gasolinera de Rausan para cobrar el rescate. Sin embargo, la Policía estaba al corriente de la cita y pudo detener a los extorsionadores antes de la entrega. Los mismos detenidos guiaron a los agentes hasta la explanada donde permanecía retenida la víctima. El joven seguía en el maletero, tapado con una manta, y con erosiones y golpes en el cuerpo.

La fiscalía, que pedía siete años de cárcel para cada uno, decidió rebajar la pena a seis, al apreciar la atenuante de reparación del daño (los acusados han pagado 4.000 euros). Pero la defensa, a cargo de los letrados Javier Osés y Soraya Laborda, ha conseguido al final que a dos de ellos se les rebaje la condena a la mitad.

Etiquetas